DEPORTIVO

Bóveda: "Hay 3 partidos para acortar los plazos del proyecto o meter al club en un laberinto"

El vasco habla con AS de la difícil temporada del Deportivo, su mejoría gracias a centrarse en lo personal y toda la polémica de la Superliga.

0
Eneko Bóveda posa para el Diario AS en Abegondo
Jesus Sancho (Sanchofoto) Diario as

Eneko Bóveda (Durango, 1988) es una de las voces más respetadas en el Deportivo. Ha vivido toda la cuesta abajo del club blanquiazul desde Primera hasta Segunda B y es perfectamente consciente de la importancia que tiene lograr el billete a la 1ª RFEF. Atraviesa un gran momento de forma después de un periodo de centrarse en sí mismo, "ha sido una liberación y psicológicamente estoy en paz", y reflexiona también sobre la Superliga y el romanticismo en el fútbol, cada vez más difícil de encontrar:

¿Qué sentimiento pesó más el domingo tras vencer al Numancia: alegría o alivio?

En cuanto al momento, al triunfo en sí y lo que significa una victoria que respalda lo que se venía haciendo, los problemas que podías percibir, eso se soluciona y es un punto de alegría. Pero si miramos en cuanto a los objetivos del equipo, es una alegría moderada. Sigue estando la cosa peligrosa y complicada.

¿Llegaron a temer que caer en Langreo fuera el inicio de otra mala racha?

Tanto en lo que se ve como en los números, el equipo ahora está en una buena línea, de buen equipo de la categoría. Eso no te garantiza nada, porque no das palizas ni vas sobrado. Es lógico pensar que es complicado que no se den tropiezos, pero el equipo asegura cierto nivel. A partir de ahí no tengo mucho miedo de volver a caer en ese pozo. Si tal puedo temer a algún accidente que se puede dar, porque no estás muy por encima. En ese margen de pocos goles y resultados cortos, es difícil que se den siempre a favor. Pero el equipo tiene cierta seguridad. Se ven algunas certezas. No tengo la sensación de que el equipo pueda pegar un patinazo muy grande.

Ganar fuera sigue siendo la asignatura pendiente...

Creo que el equipo ha sido peor fuera que en casa, sí. Tal vez sea una categoría en la que las condiciones cambian mucho. En Langreo no diría que hicimos un mal partido ¿Podemos dar más? Seguramente. Pero sí es cierto que las condiciones cambian. Y esta semana vuelven a cambiar. Hay que acertar para que esto no sea una excusa y también nos impongamos en esas otras condiciones.

¿Es injusto pensar que debería dar igual el campo?

Si te pones a pensar, y ya llevándolo al absurdo, lo que haría el PSG con la plantilla completa en un campo así... ganaría. ¿Cuánto de buenos somos o cuánto de superiores somos al Marino nosotros? Pues la tabla dice que no muchísimo. Entonces tenemos la confianza de que nuestro mejor nivel tiene muchas papeletas para imponerse y eso es lo que buscamos.

¿Qué saben del terreno de juego de Miramar?

Estos campos siempre dependen de la meteorología. Este invierno llovió mucho y se embarró, luego la sequía le hizo bastante mal porque el barro se puso duro. Ahora tal vez esté mejor. No va a ser Riazor, pero se trata de buscar un poco ese equilibrio. Ni vender la penuria de que vamos a Vietnam, ni tampoco obviarlo. A veces lo fácil es decir que da igual e igual no da. Es una dificultad añadida y el caso es superarla.

¿Y el rival? No pareció el mismo Marino en Riazor que el otro día en Ferrol

Su partido en Riazor fue bastante mejor. Creo que lo que tenemos que hacer cuando nos enfrentamos a un rival es imaginarse el escenario más difícil. Que de nuevo vayan a tener el nivel que dieron contra nosotros. Si de algo nos debe servir el primer partido, es para respetarlos. La gente puede decir lo que quiera, pero me parece un gran equipo y con jugadores de cierto recorrido contrastado. No tendrá tanto nombre el club, pero hay que tener máximo respeto e imaginarse un buen Marino para buscar un buen Depor.

"Mi trabajo fue centrarme en mí. En decir, 'Eneko, ¿qué estás haciendo y qué puedes hacer? A veces el hecho de pensar en el equipo te exime y te quita un poco la radiografía más personal"

Lo que ha aparecido en el último mes es un buen Bóveda...

No sé por qué, pero personalmente siempre se me han dado mejor los finales que los inicios. Pero ya desde que era cadete. Tal vez en las fechas iniciales, el sentir del equipo, que la cosa no avanzaba de la forma que todos habíamos imaginado... por momentos me pesó sentir que tenía cierta responsabilidad dentro de esa dinámica, o de ese no alcanzar lo que queríamos ser.

Le escuché decir que lo pasó bastante mal esta temporada, ¿cómo se supera eso?

Me he roto el 'isquio' tres veces, las cosas no son casualidad. Luego vino Rubén, estaba lesionado y después estuve en el banquillo. Mi trabajo fue centrarme en mí. En decir, 'Eneko, ¿qué estás haciendo y qué puedes hacer? A veces el hecho de pensar en el equipo te exime y te quita un poco la radiografía más personal. Siempre con el 'somos, somos, somos'. ¿Pero qué soy yo? Ese ha sido mi trabajo y me ha hecho liberarme, quitarme esa carga. Psicológicamente tal vez esté más en paz en ese sentido. Todo mi rendimiento repercute en el futuro del club, pero hay que valorar todo en su justa medida y tomándote más cuidados personales. Primero busca un buen rendimiento tuyo y luego, a donde no llegas, pues no llegas. Diría que sí he tenido una evolución en lo personal, cierta liberación.

Que al final también acaba beneficiando al equipo...

Exactamente. Pero muchas veces, a los jugadores que se comprometen mucho, que hacen muy suyo el sitio donde están o tienen ese gran sentimiento de pertenencia, acaba afectándole demasiado lo que le pasa al equipo. Eso te resta cuidados personales que necesitas. En las últimas semanas he comentado mucho en el vestuario el ejemplo del Athletic en estas finales de Copa. Puedes ganar o perder, está claro. Pero ver cómo un equipo con tanto arraigo, tanto sentimiento y responsabilidad, cargando con las ilusiones de afición, el hermano, el amigo... ser consciente de todo eso te puede llevar al bloqueo, a no dar lo que tú quieres. Es importante buscar el equilibrio entre un compromiso profesional y un cuidado personal. Es de lo que se trata: si uno rinde, las cosas salen.

"Ser lateral aquí es una gozada", decía Rubén de la Barrera hace unos días...

Cuando llega un entrenador con la pizarra y mueve al lateral como si fuese un mediapunta, para dentro, para fuera... lo primero es que te pones un poco alerta. Piensas que eso te puede permitir ciertas cosas. Y luego, si tienes esa comprensión de los espacios del fútbol, de los movimientos... yo pensaba que dentro de esas exigencias o de ese gusto que el míster tiene por los movimientos de los laterales, podría encajar. Y me puse el reto, es lo que he hecho. Un jugador tiene que tener el olfato para saber lo que le gusta al entrenador, que muchas veces lo dice y otras hay que intuirlo.

Estas situaciones no permiten ni un segundo de desconexión, participa más... ¿Es la clave para verlo ahora más suelto con el balón?

Más que eso, creo que con el tiempo un entrenador te va conociendo más. Te plantea situaciones del juego que se adaptan más a lo que a ti se te da bien. Y esa es la clave. Al final se trata de ir ajustando. Tanto el jugador comprende más al entrenador, como el entrenador también comprende al jugador. Me das esto, vamos a repetirlo, o cuando está aquí no te pido mucho. Que un entrenador plantee situaciones del juego donde se te potencia y no te pida cosas que no se te dan bien es el mayor favor que se le puede hacer a un futbolista.

"Me sorprende mucho la forma en la que ha aparecido y han vendido la Superliga. Gente muy preparada, de un recorrido tremendo en negocios y que me da la sensación de que no han convencido a nadie"

¿Cómo ve el futuro del Deportivo?

El trabajo más grande lo tenemos los jugadores. Son estos tres partidos. Cambia todo en estos tres partidos. Podemos darle al club algo a partir de lo que crecer, acortar plazos, o meter al club en un laberinto muy largo. Sería una faena para la institución y para todos. Eso es en lo que más me centro. Creo que los que más podemos hacer por mejorar, somos nosotros. El club ha hecho lo más difícil, que es asegurar la continuidad en una situación dramática y muy delicada. Eso está  por encima de todo. Pero ahora mismo tenemos que responder con eso. A nadie le va a dejar satisfecho, porque se esperaba más, pero eso no quita para que tenga una importancia terrible. Ojalá sea así, el Deportivo en la 1ª RFEF y aprender de las experiencias. Nosotros también, se puede crecer desde ahí sin ningún tipo de vergüenza.

¿Y el del fútbol? Imagino que habrá estado al tanto de la polémica de la Superliga...

Me sorprende mucho la forma en la que ha aparecido y lo han vendido. Gente muy preparada, gente de un recorrido tremendo en negocios y que me da la sensación de que no han convencido a nadie. Hay propietarios de los clubs que puede parecer que mandan absolutamente en todo, pero no se puede obviar que, al final, esto lo sigue mucha gente y que si la gente te da la espalda, no tienes ningún camino. Para los futbolistas, entrenadores y la gente del fútbol es para estar orgullosos. Un equipo que se lo monta por su cuenta por un motivo puramente económico... yo puedo tener la ilusión de que en mi equipo juegue Mbappé o Haaland, todos juntos, pero me parece difícil que eso esté por encima de todo. No le veía recorrido y no me sorprende en absoluto lo que ha pasado.

¿Cómo valora las reacciones que llegaron desde el mundo del fútbol?

Quizá mucha gente que haya dudado en pronunciarse, se estará arrepintiendo de no haberlo hecho en la dirección en la que pensaba. Es una lección para, de alguna manera, saber que si tienes que defender algo en lo que crees, adelante con ello. Imagino a un tío como Ander Herrera, que lo conozco, y que tiene que estar en su casa más a gusto que nadie. No he seguido lo que han dicho muchos, pero Ander, que además escribe bien y es un tío con categoría... me alegro de que a alguien así no le hayan salido a cerrar la boca, sino todo lo contrario.

¿Y desde las aficiones, siente envidia de la reacción que hubo en Inglaterra?

Inglaterra ha sido un espectáculo. La imagen del Leeds contra el Liverpool... es muy bonito y ojalá no sea sólo para esto. Esto refuerza a la gente. Todos tenemos nuestras contradicciones y no le damos la espalda a lo económico, pero también son importantes otras cuestiones.

¿Queda mucho por recorrer en España, que no todo sea Madrid o Barcelona?

Al final el show va unido al dinero y el hecho de haber creado esos dos 'monstruos' es bastante rentable. Es difícil cambiar la dinámica. El equipo de fútbol no es lo más importante, pero yo aquí ya voy teniendo conocidos y me encanta cuando me junto con alguno y me dice que su familia siempre ha sido del Madrid por tradición, pero él cuando ha sido más consciente de las cosas se ha ido haciendo del Depor. Ese punto romántico yo lo tengo dentro. Porque en Bilbao las cosas, quizá menos de lo que deberían, intento pensar que son así, me gusta pensarlo. Nosotros ahora también tendremos que darles algo (a los aficionados), pero es bonito cuando hay algo ahí que sobrepasa el fútbol.