PORTUGAL

Mario González, el killer español que rompe récords en Portugal

Ya ha superado los once goles de Rodrigo y Nolito como los españoles con más dianas en una temporada regular en Portugal. Juega cedido en el Tondela por el Villarreal.

Mario González (Burgos, 25 años) decidió hace cosa de un año romper su zona de confort, y puestos a romper, ha roto el anonimato y un buen puñado de récords. Los ha batido en Portugal, donde es el hombre de moda. Este habilidoso delantero del Tondela (está cedido por el Villarreal) superó el sábado a Rodrigo Moreno y Nolito como el español que más goles ha marcado en una temporada regular en la Primera División lusa. Su histórico hat-trick en apenas ocho minutos frente al Moreirense hace que ya acumule doce dianas, una más que las once que lograron tanto el delantero del Leeds como el actual ariete del Celta.

“Ahora me gustaría superar los 13, que son el récord de un jugador del Tondela en una sola temporada en Primera División”, cuenta Mario en la soledad de su apartamento en esta pequeña localidad de poco más de 3.000 habitantes. Presidido por el español David Belenguer (ex del Getafe) y entrenado por Pako Ayestarán (ex del Valencia), el Tondela es el único club del interior de Portugal presente en la máxima categoría en la que luce el presupuesto más bajo.

“Yo no era partidario de irme a Portugal”

Son credenciales humildes que a Mario no le atrajeron cuando, el pasado verano, tuvo que elegir entre jugar en el Albacete o marcharse al propio Tondela tras un paso fugaz y poco llamativo por Francia. En el Clermont Foot de la Ligue 2 sólo marcó cuatro dianas tras 20 partidos truncados por la pandemia, justo cuando su equipo amenazaba con asaltar el ascenso a la Ligue 1 y él andaba en racha con tres goles en los últimos cuatro partidos.

“La suspensión definitiva no me ayudó demasiado. Costó encontrar equipo”, cuenta. Tras muchos movimientos, sólo tuvo dos propuestas: Albacete o Tondela. “Yo no era muy partidario de irme a Portugal. Prefería la comodidad de quedarme en España, pero es verdad que mis agentes de YouFirst Sports me animaron a dar el salto. El Tondela no tenía tanta competencia en ataque y sabían que jugaría con regularidad. Acertaron”, analiza seguro de que aquella elección y una llamada de teléfono le pueden haber cambiado la vida.

Emery, clave en su fichaje

La conversación en cuestión la mantuvieron en verano Pako Ayestarán y Unai Emery. El técnico del Tondela, expreparador físico de Emery en el Valencia, llamó al entrenador del Villarreal para que le diera su opinión sobre este tal Mario Gónzalez que le habían ofrecido y que el de Hondarribia tenía a sus órdenes en la pretemporada del Submarino Amarillo. “Emery le habló bien de mí y lo convenció para que ficharme. Se lo tengo que agradecer”, sostiene Mario.

Aún le queda un año de contrato con el Villarreal, y aunque insiste en que por ahora prefiere “no pensar en el futuro”, son varios equipos de Primera División España y Portugal los que ya han llamado a su puerta para interesarse por sus intenciones de futuro. El Villarreal tendrá la llave, pero mientras tanto, Mario se dedica a disfrutar de una carrera que comenzó en el Burgos. En edad juvenil, los castellonenses lo incorporaron a su cantera y lo vistieron de paciencia y cesiones para buscar la eclosión que ahora está protagonizando en Portugal, donde no es la única sorpresa española del campeonato.

“Pedro Porro se está saliendo. No me extraña su convocatoria con España”, cuenta. Y puestos a señalar perlas de futuro, señala a Nuno Mendes, lateral izquierdo también del Sporting de Portugal, el mismo equipo de Porro. “Nadie lo conoce, pero dentro de poco dará que hablar”, sostiene seguro.

“Deberíamos valorar más Portugal”

Palabra de otra revelación en una liga sorprendentemente poco llamativa para el jugador español. “Es verdad que no la valoramos. En Europa le dan mucha más trascendencia que nosotros en España. Es un error, porque a veces se prefiere salir antes a Centro-Europa que a Portugal, con lo cerquita que la tenemos y las facilidades que nos da la cultura y el idioma”, añade.

Mario ya habla portugués (también maneja el francés) con suficiente fluidez como para conceder entrevistas a medios locales. “Me puse a tope en los primeros meses y no se me da mal, la verdad”, bromea sin ocultar que los otros españoles del club también le han puesto fácil la adaptación al país y la competición en la que es hombre de moda sin que se le note en su forma de ser. Sigue conduciendo el Opel Astra que tenía en Villarreal y no ha dejado sus estudios universitarios. Porque para triunfar en el fútbol no siempre hay que lucir hechuras de jugador estridente.