ATLÉTICO DE MADRID

Llorente, ariete en la reserva

El rojiblanco, que ha jugado esta temporada en todas las líneas, apunta a la delantera del Atlético ante el Eibar. Tiene al alcance los dobles dígitos en goles y asistencias.

Marcos Llorente, del Atlético, en un entrenamiento.
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

Marcos Llorente regresa de su sanción y será uno de los líderes de un Atlético mermado por las bajas y alicaído. El 14 descansó (por obligación) ante el Betis y este domingo apunta al ataque titular. Sin Suárez ni João Félix, Simeone piensa en un ataque con el madrileño junto a Correa. Retorno a un pasado no muy lejano para Llorente, que en el último año ha demostrado ser letal en ataque y, sobre todo, muy polivalente.

El internacional es indiscutible con el Atlético y va camino de ser muy importante con la Selección, pero no es tan fácil clasificarlo en una posición del campo concreta. Cuando empezó el curso, computaba dentro de la plantilla casi más como atacante que como centrocampista, aunque el paso de las semanas fue matizando eso. Futbolista con libertad y llegada, su mayor rendimiento ha sido como interior derecho, bien asociado con Trippier. En la línea de ataque, entre Suárez, João, Diego Costa hasta que se fue y Correa, apenas ha necesitado el Cholo tirar de él. Hasta este domingo.

No obstante, desde que Llorente explotó, primero en Anfield y luego en la miniliga posconfinamiento, ha demostrado con creces su potencial como delantero. Desmarques, controles orientados, potencia en carrera y buen disparo. Y mucho convencimiento, que le anima incluso a chutar con la zurda. En total, Marcos ha celebrado esta temporada diez goles y ha servido nueve a sus compañeros. A tiro de los dobles dígitos, unas cifras que le señalan como una de las estrellas de la Liga.

Del lateral derecho a la delantera

Si Simeone lleva sus planes a cabo, habrá sido un mes de retos muy variados para Llorente. El centrocampista, acostumbrado a formar terna en el medio con Koke y Lemar, se aclimata rápido a la banda derecha y lo hará también al ataque. Como también lo hizo con España, donde Luis Enrique lo probó como lateral derecho en una línea de cuatro, haciendo de Navas. Llorente no dice que no a nada y cada reto le motiva. Ante el Eibar, le toca ser determinante desde la línea más ofensiva del ataque.