LEGANÉS

El Leganés se replica a sí mismo

Los pepineros suman los mismos puntos que tenían a estas alturas de campeonato el curso del ascenso, pero ahora sólo les da para ser cuartos por el alto ritmo de Espanyol y Mallorca.

El Leganés se replica a sí mismo
Gorka Leiza DIARIO AS

Garitano está repitiéndose a sí mismo. Casi como si fuera una réplica exacta. Sólo que el resultado es diferente. El fútbol, al igual que el arte, no siempre es ciencia exacta. Que se lo pregunten esta temporada al Leganés. Porque a estas alturas del campeonato, concluida la jornada 34, los de Butarque acumulan 57 puntos. El bagaje es insuficiente para el objetivo mayor de buscar el ascenso por la vía directa. El Espanyol, líder, está a 13 puntos y el Mallorca, 2º, a 11 puntos. El tercer clasificado es un Almería que orbita sólo tres puntos por encima de los pepineros.

Visto así el panorama resulta poco estimulante, pero incompleto. En la fotografía falta añadir que la temporada de los primeros clasificados está siendo histórica hasta lo extraordinario. Tanto es así que si se toma como referencia la temporada del ascenso del Leganés a Primera, la temporada 2015-2016, el equipo entonces también dirigido por Garitano también sumaba 57 puntos al final de la jornada 34 una fecha, que como ésta, se cerró con una derrota. Aquella, por 2-0 ante el Alcorcón. Ésta, por 2-1 frente al Espanyol. Sólo que tras la jornada de hace un lustro, el Leganés se mantenía líder en la clasificación, con la misma puntuación que el Alavés, su perseguidor en aquella temporada y, a la postre, campeón de Liga.

Los números de aquel Leganés son calcados casi a los actuales. A saber: 57 puntos después de 15 victorias, 12 empates y sólo 7 derrotas. Goles a favor, 46, goles en contra, 28. Ahora el Lega tieen más partidos ganados (17), pero la mitad de empates (6) y bastantes más derrotas (11). También marca menos (38 goles) y encaja casi lo mismo (29).

La réplica es sorprendente. Pero insuficiente. Y ahí más que un demérito propio hay que buscar el mérito ajeno de unos rivales grandes como hacía tiempo que no se veía. Sirva como ejemplo que el Espanyol ya ha igualado a falta de ocho jornadas los 70 puntos con los que el Huesca campeonó la pasada temporada y sólo le quedan cuatro para sumar los 74 que logró aquel Leganés de hace un lustro.

Ante esta carrera desigual, en Butarque tienen claro que el objetivo tiene que ser atar el play-off y garantizarse la mejor versión competitiva de un equipo que aspira a ser campeón del resto de los mortales (esto es, tercero). La misión es complicada, pero no imposible. Más viendo que, por ahora, el Leganés de Garitano está repitiéndose a sí mismo. Y todo el mundo sabe cómo terminó aquel primer intento de asalto al Olimpo del fútbol español.