REAL ZARAGOZA

“Quiero se un jugador importante en este último tramo del curso”

Adrián reconoce que no está siendo la temporada que él había imaginado: “Decidí venir para pelear por el ascenso y tener un papel muy activo dentro del equipo”.

Zaragoza
Adrián González.
ALFONSO REYES

Adrián González ha hablado bastante claro tras sumar su primera titularidad como jugador del Real Zaragoza. El futbolista ha explicado que lo pasó mal cuando estuvo lesionado por no poder ayudar a sus compañeros y que después ha vivido una situación bastante rara para él porque estaba acostumbrado a participar activamente en todos los equipos en los que ha estado. En ese sentido, ha asegurado que en ningún momento creyó oportuno pedirle explicaciones al entrenador, aunque reconoce que ha habido momentos en los que pensaba que quizás podría haber entrado antes y aportar más: “Es que además tengo esas ganas. He venido para eso, no para pasar el rato”. Por ello, aspira a ser importante en las nueve jornadas que restan y considera que todos los jugadores deben dar un paso adelante en su juego: “Es importante que todos mostremos por qué estamos aquí porque creo que somos un colectivo que podemos jugar mejor”.

—¿Cómo ha vivido esta temporada desde que llegó al Real Zaragoza hasta su primera titularidad?

—Con la cabeza fría. No soy un jugador de tener lesiones y al final aparecieron. Obviamente, no es agradable ver desde fuera al equipo, que encima estaba pasando un tramo de temporada muy complicado. A uno le daban ganas de poder estar allí junto a mis compañeros, ayudando y poniendo de mi parte. No fueron momentos agradables. Además, justo había llegado nuevo al Real Zaragoza, así que todavía peor, ya que tenía muchas ganas de participar y jugar cuanto antes y no se pudo dar. Después de la lesión me he encontrado bien físicamente. Es verdad que han pasado bastantes partidos hasta que he podido ser titular y que hubo momentos en los que pensaba que quizás podría haber entrado antes. Son decisiones del entrenador, pero yo estaba ya entrenando y preparado y creo que gracias a ese entrenamiento este fin de semana no acusé tanto en el plano físico el hecho de estar demasiado tiempo sin jugar, una situación a la que no estaba acostumbrado porque viendo mis temporadas, no sólo de mis últimos años, sino mucho más allá, era un jugador que participaba muy activamente en los equipos.

—No sería esta la temporada que usted esperaba cuando firmó por el Real Zaragoza, ¿verdad?

—Totalmente de acuerdo. Cuando decidí venir lo hice con una ambición deportiva, que era la de pelear por el ascenso y ser importante y tener un papel muy activo dentro del equipo. Por ahora ni la una ni la otra. Eso no quita que por mi parte, en el plano individual, siga teniendo la ambición de ser importante dentro del equipo. He venido para eso, no para pasar el rato. Hay muchas cosas que no puedo controlar, entre ellas las decisiones del entrenador, pero sí lo mío, que es estar en forma y preparado para cuando el míster lo crea conveniente.

—¿Cómo está siendo su relación con JIM? ¿Le llegó a explicar por qué no estaba jugando?

—Nuestra relación es buena, como con todos los compañeros. Yo no he creído oportuno ir a pedirle explicaciones al míster. Él sí que habló conmigo hace un par de semanas para transmitirme que estaba contento conmigo y que veía todo lo bueno que hacía en los entrenamientos y que podía darle al equipo. Mucho más no se puede decir. Está claro que para mí era una situación un poco rara porque venía de participar muy activamente en todos los equipos en los que he estado. Sin desmerecer a los compañeros, que han ido sacando una situación muy complicada, sí que creía que por el momento en el que estaba el equipo, que no lograba encadenar muchos resultados positivos y continuaba en la parte de abajo, era un jugador que podía aportar y ayudar mucho más. Es que además tengo esas ganas. Ahora llega un tramo de la temporada que a lo mejor alguno puede pensar que es un marrón, pero para mí es un tramo de la temporada que me apetece muchísimo y en el que quiero participar activamente. Quiero ser un jugador importante en este último tramo y en el plano individual arreglar un poco la temporada tras esas lesiones que desagradablemente me aparecieron.

—¿Se ve más como mediapunta o como centrocampista?

—Me veo donde el míster decida, para mí lo importante es jugar. El míster sabe que puedo jugar en varias posiciones y así lo he hecho durante mi carrera. El otro día me pidió jugar por detrás del Toro Fernández. Yo sabía que iba a ser un partido muy complicado, en el que no iba a tener oportunidades de poder mostrarme mucho en el plano futbolístico, como así se pudo ver, ya que el encuentro transcurrió con mucho juego directo y segundas jugadas, pero tenía claro cuál era el trabajo que necesitaba el equipo, al igual que cuando he salido medio minuto o dos.

—¿Cómo afrontan el duro calendario que les queda de aquí al final de temporada?

—La Segunda División es muy igualada y cuando menos te lo esperas sacas resultados positivos o negativos. Me lo tomo así, ya que en una categoría tan igualada puede pasar de todo. Y en el plano personal me lo tomo con muchas ganas. El otro día ya pude ser titular, llegan los últimos nueve partidos, en los que de verdad se juegan cosas importantes, y es donde a mí me gusta estar. Creo que llega un tramo bueno en el que nosotros como equipo y de forma individual tenemos que dar un paso adelante, intentando quitarnos esa losa que a lo mejor se está viendo en los partidos y que tiene que ver con la situación deportiva del club. Es importante que todos, de forma individual, mostremos por qué estamos aquí y demos un paso adelante en nuestro juego y en nuestra forma de hacer las cosas dentro de los partidos porque creo que somos un colectivo que podemos jugar mejor. Seguramente, cuando afrontemos los partidos con esa parte de tranquilidad que posiblemente te daría otra situación deportiva, brillaremos todos mucho más de forma individual y como colectivo, y a su vez se verá reflejado en el rendimiento del equipo.

—El Zaragoza tiene cuatro puntos de ventaja sobre el descenso 27 jornadas después y por primera vez esta temporada ha encadenado cuatro partidos sin perder. ¿Anímicamente qué supone para el equipo?

—Y también hemos ganado fuera de casa, que no lo hacíamos desde Málaga. Es importante. Obviamente, vernos con ese colchón tiene que quitarnos ese peso. Debemos intentar mostrarnos un poco más en lo que de verdad podemos hacer dentro del campo. Por ejemplo, el partido del otro día fue muy trabajado a nivel colectivo, pero a nivel de espectáculo no fue muy vistoso para ninguna de las dos aficiones. Creo que nosotros todavía tenemos bastante mejora por delante. Hemos ido sacando poco a poco los resultados, pero somos un equipo que podemos mejorar muchísimo más a través del juego, sobre todo en el plano individual, ya que creo que cada uno tenemos que soltarnos un poco más, querer un poco más el balón y bajarla un poco más porque creo que tenemos capacidad para ello. Quizás la situación deportiva es lo que nos está haciendo estar un poco más atenazados en ese sentido.

—¿Qué partido espera contra el Almería?

—Es un equipo que intenta jugar siempre al fútbol y no divide la pelota. En ese sentido, creo que nosotros tenemos una oportunidad de ir a por ellos, presionarles arriba e intentar robarles el balón. Y también una oportunidad de dar un paso adelante, no sólo en resultados, sino también en juego. Viendo los entrenamientos durante la semana, el jugador está mucho más suelto, muestra más cosas y se ve que la plantilla tiene capacidad para jugar mejor al fútbol.

—JIM ha subrayado una y otra vez la importancia de dejar la portería a cero. ¿Se suma a ese discurso?

—En esta categoría es muy importante. Por la situación en la que estamos, es cierto que nuestro crecimiento futbolístico puede llegar a través de los resultados, algo que no tuvimos al comienzo de la temporada. No podemos olvidar la situación en la que estábamos en las fechas navideñas, que veíamos todo muy negro, pero sí que es verdad que llega un tramo en el que todos van a sumar y debemos mostrar nuestra mejor versión y nuestra mejor versión es lo que he dicho antes, dar un paso adelante en el plano futbolístico porque hay muchas veces que los partidos quedan en una situación un poco descontrolada y si cada uno en el plano individual mostramos esa capacidad para jugar y asociarnos, seguramente pasaríamos muchos menos apuros. Hemos tenido partidos de ir ganando 1-0 que eran un sufrimiento porque veíamos que la sensación era que podía pasar algo en cualquiera de las dos porterías.