INGLATERRA

El Liverpool hace limpieza

Hasta siete jugadores tienen colocado el cartel de transferible o directamente saldrán sin renovar, como Adrián. Origi y Shaqiri, entre los descartados.

La temporada del Liverpool se presentaba ilusionante. Campeones de la Premier después de 30 años y con fichajes como Thiago y Diogo Jota que completaban una plantilla temible. Sin embargo, las lesiones en defensa (Van Dijk, Matip y Gomez) nublaron el horizonte. En un principio, usar de parche a Fabinho o Henderson funcionó, pero la batería se fue agotando y no contar con estos en el centro del campo terminó afectando. ¿Resultado? Séptimos en liga, en estos momentos, a cinco puntos de la Champions. Klopp afirmó que la reestructuración no sería masiva en verano, pero habrá movimientos.

En enero llegaron Ben Davies y Ozan Kabak, este último cedido, con opción de compra, ante la imposibilidad de incorporar a Konaté. El del Leipzig está muy cerca de aterrizar en cuanto la ventana veraniega abra de par en par (ya ha pasado el reconocimiento médico), pero no será el único. El propio Kabak podría ser el siguiente, toda vez que está viviendo un bautismo de fuego a sus 21 años ante la ausencia de efectivos en defensa. La inyección económica recibida (625 millones de euros), inversión de LeBron James y su empresa mediante, seguro que ayuda a realizar esos "pequeños ajustes" a los que el técnico alemán hacía alusión hace escasas fechas. Pero, como siempre, para entrar hay que dejar salir.

De esta manera, sin contar a un Wijnaldum que ya se da por perdido, hasta siete son los futbolistas que pone en la rampa de salida el Mirror, algunos con un papel clave en los éxitos recientes de los Reds. Adrián San Miguel, Divock Origi y Xherdan Shaqiri son los tres nombres más destacados. El guardameta español, que fue titular en ausencia de Alison en la final de la Supercopa de Europa 2019-20, no será renovado y tendrá que buscar nuevo destino en junio, momento en el que expira su contrato actual, según el diario inglés.

Cambio de fondo de armario

Los casos de Origi y Shaqiri son similares. El primero ha visto como Diogo Jota le arrebata el papel de revulsivo y uno de los héroes de la Champions de 2019 deberá tomar la puerta de salida si no quiere, a sus 25 años, enquistar su progresión. En tanto que el extremo suizo perderá importancia cuando Harvey Elliot y Takumi Minamino regresen de sus respectivas cesiones en el Blackburn y el Sunderland, ya que se les dará una oportunidad de demostrar que tienen hueco en pretemporada. Además, se presenta como la última oportunidad de obtener una buena cantidad por la venta del suizo.

Los otros cuatro son Harry Wilson, Sheyi Ojo, Marko Grujic y Ben Woodburn. De los cuatro, el primero, internacional con Gales, es quien goza de mejor cartel. Wilson está cedido en el Cardiff de Championship, pero a sus 24 años el extremo todavía goza de un potencial interesante. Por ello, una oferta de unos 25 millones de euros le haría abandonar definitivamente Anfield. Algo similar para con Grujic, que ha impresionado en su cesión en el Oporto. El centrocampista serbio de 24 años se ha ganado un puesto en los dragones y el Liverpool espera que ello haga a los de Sergio Conceiçao lanzarse a por él de manera permanente en verano. Ojo (extremo de 23 años), también a préstamo en Cardiff, saldrá si llega una oferta medianamente interesante.

Por último, Woodburn, el goleador más joven de la historia del Liverpool. En 2016, con 17 años y 45 días entró en los libros de historia del club y Steven Gerrard, su entrenador en categoría Sub-18 por aquel entonces le calificó como un jugador "excelente". Pasó la primera parte del curso presente cedido en el Blackpool, pero volvió a Liverpool en enero y ahora termina la temporada en el equipo reserva. Su estrella se ha ido apagando y desde los medios locales apuntan que se le abrirá la puerta si aparece algo sugerente para el futuro del centrocampista de 21 años.