LEGANÉS

Riesgo justifica la revolución en la portería del Leganés

El veterano arquero (37 años) relevó al casi intocable Cuéllar en Almería y completó el partido con más paradas del Lega en la temporada. Garitano: "Es mi potestad, creo que lo debía hacer".

Riesgo justifica la revolución en la portería del Leganés
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

Leer la alineación del Leganés contra el Almería implicó una sorpresa mayúscula desde primer nombre: Asier Riesgo. El veterano portero guipuzcoano (nació en Deva hace 37 años) consumó un relevo llamativo que convirtió en acontecimiento su presencia entre palos. Asier Garitano decidió que era el momento de sentar a Iván, el Pichu, Cuéllar después de su mala actuación contra el Fuenlabrada y las malas señales que venía lanzando el portero extremeño. No era sencillo.

Cuéllar es algo más que el portero del Leganés. Primero, porque es uno de sus capitanes. Segundo, porque es uno de sus miembros más experimentados (408 partidos profesionales le contemplan) y portero titular sin discusión para sus entrenadores desde que llegó a Butarque en 2017.

De hecho, la de este sábado fue su primera suplencia en Liga sin mediar lesión, sanción o consecución de objetivos. Sólo en las dos últimas jornadas de la 2017-2018 le dejó su puesto a Champagne y Serantes tras haber sellado la permanencia en Primera. Más allá de estos argumentos, Pichu era intocable.

Sucede, además, que se trata un jugador con un profundo enraizamiento en un vestuario en el que es líder por su forma de ser de fuerte carácter, comprometida y desenfadada. Para sus compañeros es referencia. Valores que, con todo, no escondían su mal momento de forma.

Un relevo "desde la normalidad"

De ahí este cambio que Garitano explicó tirando de su filosofía de vida. "Entiendo esto desde la normalidad y la toma de decisiones que mi cargo, no sé si me exige, pero me da esa potestad. Creo que lo debía hacer. Ha estado bien Asier [Riesgo] como Pichu cuando le ha tocado", comentó en un tono pausado que escondía un mensaje de autoridad. Yo soy el entrenador. Yo tomo las decisiones. Punto.

Porque en el relevo el entrenador de Bergara también lanzó varios mensajes. El primero, que no se casa con nadie, por muy veterano, referencia o estrella del equipo que sea. Segundo, que está dispuesto a tomar decisiones relevantes sea en el momento que sea, aunque suponga un relevo de meta ante un rival directo y en su estadio. Y por último, dejó claro que para él los rendimientos son clave: si no estás al nivel juega otro.

Un héroe llamado Riesgo

El caso es que la jugada le salió perfecta porque Asier Riesgo, el verdadero protagonista de todo este asunto, acabó siendo el mejor del partido. Ya en el minuto uno salvó al Leganés de un gol de Lazo en una clara cabalgada del Almería. No fue la única. Tanto es así que Riesgo acumuló once paradas, más que las que habían sumado Cuéllar o Diego Conde (el otro portero) en toda la temporada.

Ninguna de esas intervenciones tan trascendentales como la que le sacó a Akieme (70'), un remate a bocajarro dentro del área que se cantaba como gol, pero que él, Riesgo, mandó a córner.

Tan soberbia actuación invita a pensar que este ex de Real Sociedad, Eibar, Recreativo, Osasuna o Girona entre otros continuará en una portería en la que, por cierto, jamás había jugado en Liga. Hasta ahora su único campo de prueba había sido la Copa, donde jugó ante Ebro, Socuéllamos y Sevilla. Con su titularidad en Almería el Leganés ya ha usado en el torneo de la regularidad a todos sus hombres. Aunque pocas con la trascendencia de la titularidad de Asier Riesgo por Iván Cuéllar.