REAL MADRID

Caso Ramos: se agota el tiempo

Quedan sólo 95 días para que el capitán del Real Madrid pueda irse con la carta de libertad bajo el brazo. Las posturas de club y jugador siguen en las antípodas.

Quedan 95 días. Es el tiempo que queda hasta que Ramos tenga la carta de libertad bajo el brazo y pueda marcharse a coste cero a cualquier equipo después de 16 temporadas en el Real Madrid. Es, también, el tiempo que queda para que, por fin, Madrid y capitán se pongan de acuerdo en la renovación del último mito del club que queda en la plantilla después de las abruptas salidas de Raúl, Casillas y Cristiano Ronaldo. Peor aún, sólo quedan 74 días desde hoy hasta que dé comienzo la Eurocopa (11 de junio), la fecha límite que Ramos ha puesto para tener resuelto su futuro, ya que aún alberga esperanzas de que, después del torneo de naciones, pueda afrontar los Juegos Olímpicos.

El tiempo sigue corriendo sin que el Real Madrid haya podido solucionar una de las principales patatas calientes que tiene sobre la mesa. Los últimos acontecimientos difíciles vividos por ambas partes, el COVID que atravesó el presidente y la operación de menisco del capitán, sirvieron para un pequeño acercamiento, pero no para que hubiera un entendimiento entre club y jugador. El Madrid sigue enrocado: no quiere dar más que un año a Ramos manteniéndole el sueldo que cobra ahora (pero restándole un 20% de rebaja salarial, que pretende hacer efectiva para el resto de la plantilla). Y el jugador, del mismo modo, sigue firme en su idea de que se merece, al menos, dos años de contrato, o ir firmando de uno en uno, pero manteniendo el sueldo actual sin rebaja salarial alguna.

Ramos, incluso, ha propuesto al Real Madrid una especie de fórmula Piqué (la que ha seguido el Barça con su capitán). Cobrar su sueldo a plazos, en varios años, para dar tiempo así a que el Real Madrid vea recuperado su nivel de ingresos ordinario con la vuelta del público a los estadios. El club, por su parte, mira a otras alternativas, fundamentalmente la de Alaba, que llegaría a coste cero (con una importante prima de fichaje, eso sí), y cobrando al menos 20 millones de euros netos. Son ocho más de lo que ahora cobra Ramos, pero el camero tiene 34 años y el austríaco seis menos y mucho más recorrido por delante.

Ramos tiene muy claro, sin embargo, que le queda mucha carrera por delante. Y si de algo ha dado muestras a lo largo de su extensa y exitosa carrera es de su tenacidad. "Pese a la edad, que cumplo ahora 35, Santiago Bernabéu decía que no hay jugadores jóvenes o viejos; los hay buenos y malos. Puedo rendir tres, cuatro o cinco años más, si el cuerpo me aguanta y las lesiones me respetan, puedo estar al máximo nivel, trabajo mucho para ello y mi mentalidad siempre va a estar ahí", explicó Ramos al analizar cuál le gustaría que fuese su legado en el mundo del fútbol en la rueda de prensa que dio recientemente en Amazone. Un dardo a la presidencia del Madrid…

Por su parte, el club se ampara en la idea de que Ramos no tiene ninguna otra oferta de interés sobre la mesa. Es difícil que un club quiera firmar, aunque sea a coste cero, a un jugador con 35 años (los tendrá cuando acabe su contrato con el Madrid, de hecho, los cumple el 30 de marzo). Por otro lado, en la entidad blanca echan cuentas de cuál será el escenario en la renovación de la plantilla que debe acometer con el fichaje de nombres importantes como los de Haaland, Mbappé o Camavinga.

Ramos se lleva una parte importante de la masa salarial de la primera plantilla (la total del club es de 448 millones de euros), pero el problema está en otros jugadores como Bale o Hazard (70 millones de euros brutos entre los dos). Con todo, si Ramos se va y viene Alaba, el problema quedaría agravado, pues es sueldo del austríaco sería aún mayor.

El pasado les separa.

Tanto Ramos como Florentino se esfuerzan en dar la impresión de cara al público de la que la relación entre ambos es muy cordial, pero hay acontecimientos del pasado reciente que les separan. Fundamentalmente son tres. El primero sucedió en 2015, cuando Sergio Ramos forzó para renovar al alza con una oferta del United justo cuando el otro capitán, Casillas, había salido del Madrid de manera traumática. La segunda, cuando ambos se enfrentaron en el vestuario tras la eliminación en Champions ante el Ajax, hace ya dos temporadas. La tercera, cuando Ramos pidió salir a China con la carta de libertad. El presidente no le dejó, y además dejó al defensa en evidencia cuando dijo públicamente que era el que más cobraba de la plantilla blanca.

En perspectiva, se podría decir con seguridad que Ramos ha sido el fichaje más rentable que ha hecho Florentino Pérez en sus 18 años (2000-06, 2009-2021) como presidente del Real Madrid. Veintisiete millones de euros costó el que ya es el jugador con más partidos en la Selección (179) y quinto en el Real Madrid (tiene 670, Raúl llegó a los 741). Y, con todo, sólo quedan 95 días para que el gran capitán sea libre…