MARBELLA FÚTBOL CLUB

Marbella: de ‘Liverpool de la Costa del Sol’ a descendido

El Marbella, con un plan diseñado para ascender a Segunda, ha descendido a la cuarta categoría y debe evitar bajar a la quinta. El nuevo estadio seguirá adelante.

0
Marbella: de ‘Liverpool de la Costa del Sol’ a descendido
Alvaro Rivero DIARIO AS

El Marbella consumó su descenso a la cuarta categoría del fútbol. Ya no tiene opciones de acceder a la tercera categoría (Segunda Pro) y debe disputar un playout para no bajar otro escalón, a la quinta categoría, Tercera División. El club deberá luchar para evitar que a la palabra ‘fracaso’ se añada otra peor: ‘castástrofe’.

No lo tendrá nada fácil. El Marbella jugará en uno de los cinco subgrupos de ocho equipos donde cuentan los puntos de la fase anterior. Descenderán los cuatro últimos de cada uno de ellos y el tercer clasificado con menos puntos.

¿Cómo es posible que un formidable proyecto pensado para ascender a Segunda se haya desplomado de esta manera hasta el extremo de pasar de ‘Liverpool de la Costa del Sol’ a descendido? Son varios los aspectos que debemos analizar.

Estadio nuevo. En este punto es importantísimo destacar que este proyecto no se va a detener. Es un plan para la ciudad porque se trata de un estadio multiusos con capacidad para 18.000 espectadores con 2.000 plazas de aparcamiento, zona comercial y hotelera. Por ahí no habrá problemas.

La pandemia. Cuando se paró la competición el año pasado por culpa de la pandemia el Marbella iba segundo en la clasificación y solo había perdido dos partidos en año y medio. El equipo, que iba como un cohete, frenó su proyección. Lo peor fue por la afición, que se había enganchado con el equipo. No es descabellado asegurar que sin esta epidemia del coronavirus, el Marbella estaría ahora en Segunda.

Derrota contra la Peña Deportiva. Por la causa anterior el equipo, entonces entrenado por David Cubillo, salió sin ritmo y fue presa fácil para el equipo ibicenco, que partía como víctima. Esta derrota hizo mucho daño.

Configuración de la plantilla. El Marbella cambió de entrenador, David Cubillo por José Manuel Aira, y de director deportivo, Marcos López por Víctor Moreno. Se renovó a la plantilla y se cambió de ‘núcleo duro’. Salieron jugadores emblemáticos como Wilfred, Saúl González, ‘el defensa goleador’, Dani Pérez, Lolo Pavón, Samu Delgado, Elías Pérez, Juergen o Yaimil Medina. Llegaron 13 futbolistas que, en teoría, mejoraban la plantilla. Pero no fue así.

Lesión de Babá Cisse. El mediocentro y central francés era uno de los fichajes de mayor proyección. Pero antes de empezar el campeonato se rompió el ligamento cruzado y se despidió de la temporada. El Marbella no pudo fichar un sustituto.

El Covid y más lesiones. A las primeras de cambio Alfonso Herrero y Óscar García pasaron cuarentena por coronavirus. Además las lesiones siguieron castigando. Carlos Cordero, un excelente central, también se lesionó de gravedad. También cayeron a lo largo del curdo futbolistas como Rafa Tresaco o Edu Ramos, entre otros.

El partido del Tamaraceite. Marcó un punto de inflexión negativo. El Marbella ganaba 0-1. Las cosas se torcieron cuando Alfres Planas fue expulsado y el equipo canario remontó y ganó 3-1, Desde este instante las cosas fueron peores.

Las estrellas no marcaron diferencias. Se esperaba mucho más de Esteban Granero, Juanmi Callejón y Edu Ramos, capitanes generales. Decepcionante rendimiento de otros jugadores de pedigrí como Alfred Planas, Nacho Sánchez, Quezada, Ezequiel Busquets, Carlos Blanco o Gudiño. Alarmante bajada en el nivel de Carlos Redru, un excelente lateral zurdo y ausencia de gol. Manel Martínez (que se marchó al Atlético Baleares), Oscar García y Rafa Chumbi no han sido seguro de gol. Al boliviano Ferddy Roca ni se le vio. El portero, Alfonso Herrero, de lo poco salvable.

José Manuel Aira. ¿Por qué no se ha cesado al entrenador? En el club se valoraba mucho su trabajo, serio y concienzudo, no correspondido con resultados. Aira retocó varias veces el sistema hasta llegar al actual con tres centrales y dos carrileros. La realidad es que el Marbella solo ha sido capaz de ganar a dos equipos, Marino y Recreativo.

El penalti fallado por Javier Añon. El mejor especialista del equipo en el balón parado. Pero Sergi Puig, portero de Las Palmas Atlético, le paró un máximo castigo a falta de cinco minutos para terminar un partido que supuso el canto del cisne..

¿Qué pasará? Best of You, la empresa gestora del equipo, no va a abandonar el barco a pesar de este revés. No obstante, y contando con que el equipo no termine en Tercera, es evidente que el club deberá adaptarse a su nueva realidad un escalón inferior. El actual presupuesto (alrededor de tres millones de euros) tendrá que reajustarse. Lo importante te es que el club, pese a este revés, resista y trate de recuperar el camino.