UCAM CF 1 – REAL MURCIA 1

Ascenso y milagro en La Condomina

El cuadro universitario ya es equipo de Primera RFEF y el conjunto grana, tras el gol de Toril en el añadido, evita llegar a la última jornada en playout.

Ascenso y milagro en La Condomina
PASCU MENDEZ DIARIO AS

Era difícil pensar, prácticamente imposible, que un empate dejase contentos a UCAM CF y Real Murcia, pero ha ocurrido.  El conjunto universitario certifica su ascenso a Primera RFEF (aunque pierda en Granada ya que estaría entre los tres primeros con todos los posibles empates a 30 puntos tal y como informó el club), mientras que los murcianistas evitan llegar a la última jornada en puestos de playout. Ahora, los de Loreto, dependen de sí mismos para pelear por una plaza en la nueva competición que se estrenará la próxima campaña o evitar un ‘descenso doble’, una debacle para la entidad.

La diana de Toril no fue el único milagro para los visitantes, superiores en la grada. En el terreno de juego, sin embargo, el UCAM CF demostró que tiene mucho más potencial. Si en el primer tiempo no sentenció el encuentro fue por la milagrosa actuación de Champagne. El meta argentino no pudo hacer nada para detener el extraordinario gol de Alberto Fernández al poco de arrancar el partido, pero pasada la media hora tuvo tres intervenciones decisivas. Dos ante Xemi, al que repelió un disparo a bocajarro y sacó un cabezazo picado. Después a Jordi Sánchez, con una manopla en el último momento. A todo esto, añadir antes del 20’ de partido un disparo de Tropi casi lo introduce en su portería Edu Luna. Por fortuna para el Real Murcia el esférico se fue al palo.

Eso ocurría en un área, en la otra poca cosa. El equipo de Nueva Condomina tenía el balón pero se mostraba acelerado, con muchas imprecisiones. Las opciones más claras acabaron sin disparar a puerta. Carrillo, en una, se entretuvo demasiado al borde del área y después se dejó caer, sin picar el colegiado en la trampa. En la otra, justo antes del descanso, centro al segundo palo y Segura, con todo a favor, no puede rematar porque le estorbaba el sol. La intentó controlar, pero le dio con la mano.

Un paso adelante

Con el Recreativo Granada ganando en Yecla, el Real Murcia estaba en séptimo lugar y no dependía de sí mismo en la última jornada para salvarse del playout. Por tanto, al menos había que sumar un punto. Ya no para mirar a la tercera plaza, sí para evitar tener que pelear por jugar la próxima temporada en quinta categoría.

Aunque el primero en avisar fue el UCAM CF, con un chut cruzado de Tropi, el Real Murcia comenzó a inquietar a Biel Ribas. Gurdiel realizó el primer disparo entre los tres palos y obligó a su ex compañero a lucirse. También lo buscó Fuentes, atajando el cancerbero. El atacante grana no vio que por su izquierda se colaba, sólo, Segura para plantarse en un mano a mano.

El carrusel de cambios y la necesidad de los pupilos de Loreto hizo que hubiese llegadas en una y otra área. Champagne fue decisivo una vez más al ganarle la partida a Liberto, mientras que Fuentes, dentro del área, se liaba ante Ribas y los defensas locales le dejaban sin opciones. Aketxe estuvo cerca del 2-0, pero su chut salió alto.

En el añadido, con la afición visitante pensando en poner velas para la última jornada, apareció de la nada Toril. El balear, con rabia, batió a Ribas con un potente empalme que alivió al murcianismo y le dejó con algo de esperanza. El futuro está en sus manos: pelear por estar en Primera RFEF en la siguiente fase o cataclismo. No queda otra.