HÉRCULES-ATLÉTICO LEVANTE

Un Hércules de cristal se juega el curso ante el Atlético Levante

El equipo de Manolo Díaz, repleto de dudas y bajas, necesita ganar para seguir con opciones de meterse en el playoff.

0
Un Hércules de cristal se juega el curso ante el Atlético Levante
ANGEL SANCHEZ DIARIO AS

Camina el Hércules sobre un filo hilo desde hace tiempo. A los lados del alambre sólo hay fuego, lava, el infierno. Coquetea el cuadro blanquiazul con el fracaso. Tiene dos finales para evitar la catástrofe, pero su depresión es de caballo. El grupo ha tardado en reponerse del revés que sufrió ante el Villarreal B y de la grave lesión del Toro Acuña, un tipo que en lo anímico es vital en este vestuario.

Las cuentas del Hércules son claras, empezando por el Atlético Levante (12:00 horas). Tiene que ganar los dos partidos que le restan y esperar un tropiezo del Alcoyano o el Villarreal B. Juega en el Rico Pérez, pero también en Atzeneta y Orihuela. Encima, el cuadro alicantino sigue siendo un drama en cuanto a lesiones. Carmelo ha diseñado una plantlla de cristal, de esas que se rompen de mirarlas. Una vez más, las dudas y las bajas azotan a Manolo Díaz.

Acuña está lesionado, pero el parte de guerra de tocados es eterno. Manu Garrido, Moyita, Raúl, Erice, Pedro y Moisés. Casi nada. En su afán por ocultar las cosas, esta semana cayó Moisés, con problemas en el sóleo. El zaguero, Acuña, Raúl y Pedro parecen descartados del todo, mientras que Manu y Erice podrían entrar en la convocatoria. Pero en este Hércules, ridículo en hermetismo, nunca se conoce la verdad sobre el estado de su enfermería hasta el inicio del partido.

El Hércules se juega su futuro en plena crisis. Sólo ha ganado un partido de los últimos siete. El Atlético Levante tampoco llega mucho mejor, pero aterriza después de una victoria. El equipo de Pablo Íñiguez, exherculano de corazón y palabra, apura sus opciones remotas de no pelear por el descenso. Para el filial también es una final. El drama se vive en el Rico Pérez.