LEGANÉS

Garitano, el Leganés y la encrucijada del ‘10’

El entrenador recuperó la figura del mediapunta encarnada en Eraso. Su presencia fue clave en el inicio, pero ahora los rivales lo bloquean. Juan Muñoz y Brandon, alternativas inéditas.

Garitano, el Leganés y la encrucijada del ‘10’
AFP7 Europa Press

El retorno de Asier Garitano a Leganés supuso la recuperación del mediapunta, una figura que, desde su salida de Butarque, apenas se había utilizado. La profunda reformulación de la plantilla que abordó su sucesor, Pellegrino, hizo que en Butarque se adoptara como modelo de juego el 5-3-2 de forma perpetua. Luego Martí, ya en Segunda, apostó por el 4-4-2 sin nadie que ejercerá de enganche habitual. Ahora, Garitano ha apostado por ese rol con Javier Eraso como dueño inamovible, aunque ahora taponado por unos rivales que parecen haberle cogido el truco a su presencia por detrás del delantero.

En los primeros partidos tras la vuelta del entrenador de Bergara, Eraso fue figura clave. Dio tres asistencias y fue uno de los culpables de que el equipo sumara cinco victorias consecutivas. Ejercía con maestría como eje para distribuir balones entre la medular, las bandas y la delantera. Pero tras estudiarle, los contrarios han descubierto que el navarro es futbolista vital para Garitano. De ahí que haya pasado de dar una media de 30 pases por encuentro (lo habitual antes de competir frente al Tenerife) a rondar la mitad desde el choque frente a los chicharreros, hace ya tres fechas.

Tapón de los contrarios

El equipo de Ramis fue el primero en ahogarle las vías interiores al Leganés, que sin pasillos para encontrar a Eraso, perdió presencia en las bandas y también en el área. El navarro sigue cumpliendo con su cometido táctico con rutina marcial, pero le cuesta brillar más porque sus compañeros no pueden surtirle de balones y, cuando lo consiguen, se encuentra mucho más rodeado.

El reto táctico para Garitano es notable. El de Bergara ya ha probado a solucionarlo con la presencia de dos delanteros en lugar de uno solo. El pasado sábado frente al Castellón, al descanso, sentó a Eraso y Miguel de la Fuente y sacó a Borja Bastón y Sabin Merino. Su objetivo era dificultar la salida de balón rival y aumentar su presencia en el área, pero apenas lo consiguió. “Ganas en unas cosas y pierdes en otras”, admitió después sobre este cambio.

Alternativas sin minutos

Si el entrenador de Bergara decidiera continuar apostando por la presencia de un mediapunta, lo normal es que Eraso siga siendo su hombre porque no tiene alternativas similares. El navarro es el único mediocampista nato que está acostumbrado a ejercer de enganche. Las otras posibles variantes tienen un perfil más ofensivo y menos encaminado a tareas como la posesión o presión al rival en salida.

“Jugadores como Juan Muñoz, como Brandon podrían jugar ahí. No tendría nada que ver. Sería diferente. Serían más rápidos. Son más ataques. Pero nos dan esa opción”, admitió Garitano recientemente. Sucede, sin embargo, que ambos son futbolistas sin apenas minutos en este retorno del técnico. El primero, de hecho, es con Lasure el único jugador de campo que aún no ha tenido ningún minuto. Brandon sí que se estrenó el pasado sábado, pero salió en el 89’, sin tiempo más que para ilusionarse con la opción de contar más en el futuro.