BARCELONA

Los Mossos registran las oficinas del Barça, por el 'caso Barçagate'

La operación se enmarca en la investigación del 'Barçagate', cuyo secreto de sumario se había prorrogado por sexta vez hasta el próximo 10 de marzo.

Los Mossos registran las oficinas del Barça, por el 'caso Barçagate'
Joan M. Bascu

Según adelantó SER Catalunya, los Mossos d'Esquadra han entrado este lunes por la mañana a las oficinas del Barça para registrarlas en el marco de la investigación del 'Barçagate', cuyo secreto de sumario se había prorrogado por sexta vez hasta el próximo 10 de marzo al no haberse producido cambios respecto a la última ampliación. Son dos delitos los investigados: administración desleal y corrupción entre particulares. En tanto que no se descartan detenciones, añade el citado medio. Asimismo, han entrado en los despachos de los responsables de tres áreas, según han confirmado a la SER fuentes del club: finanzas, legal y compliance. Algunos de estos responsables aún no habían llegado a las oficinas y han sido avisado para que se presenten. Se ha desalojado al resto de empleados.

Cabe recordar que se conoce como 'Barçagate' a la contratación del Barça que presidía Bartomeu de una empresa, I3 Ventures, que creaba cuentas de Facebook para erosionar la imagen de exdirectivos, exjugadores y jugadores actuales de la primera plantilla del Barça. También de personas públicas como el empresario Jaume Roures.

La jueza de instrucción número 13 de la Audiencia de Barcelona, Alejandra Gil, había considerado el pasado 16 de febrero que las diligencias previas debían continuar siendo practicadas en secreto con la finalidad de evitar perjudicar las posibles líneas de investigación que se derivasen de las mismas para la comprobación de los hechos presuntamente delictivos. La jueza informó también que aún faltaban por recibir los informes policiales y alguna prueba testifical con el objetivo de contrastar la información que ya tiene. Los registros en el Camp Nou podrían ir en esa dirección.

Contexto de la investigación

En septiembre de 2020, los Mossos d’Esquadra habían concluido que existían "evidencias de corrupción" en el caso. El Barça dividió el pago a I3 Ventures en facturas troceadas de menos de 200.000 euros para saltarse los controles de transparencia en el club. El Barça llegó a contratar una auditoría que descartó que el club hubiera ordenado la creación de las cuentas en redes sociales; y se suspendió de empleo y sueldo a la compliance officer del club, Noelia Romero, que luego fue despedida. Además, seis miembros de la directiva dejaron el Barça: Emili Roussaud, Enrique Tombas, Silvio Elías, Josep Pont, Maria Teixidor y Jordi Calsamiglia.

Los Mossos ya habían acudido al Camp Nou en julio de 2020 para recopilar información relacionada con el caso. Solicitaron documentación sobre los contratos con I3 Ventures, el precio pagado y los controles y filtros con los que funciona el club. Ya entonces, señalaron que se habían recibido otras denuncias de particulares relacionadas con el Barçagate. Además, un grupo de ocho socios presentó una denuncia que fue admitida a trámite por un juez de Barcelona en junio pasado.