ATHLETIC

Villalibre se abona al minuto 80

Marcelino no recurre al delantero de Gernika hasta que se bordea ese tramo final de los partidos como revulsivo, pese que confía en sus prestaciones y admira su sensatez.

Villalibre se abona al minuto 80
AIOL DIARIO AS

Asier Villalibre se hizo famoso a nivel nacional por sacar a pasear su trompeta tras la brillante consecución de la Supercopa, donde fue uno de los jugadores más destacados coincidiendo con el aterrizaje de Marcelino García Toral al banquillo del Athletic en el arranque del 2021. No ha conseguido, pese que parecía robustecer su presencia en las alineaciones iniciales, desbancar a Williams o Raúl García de la titularidad en Liga dentro del engranaje del 4-4-2, sino más bien debe acoplarse desde el minuto 80 al juego, sobre la marcha, sin mucho margen de maniobra.

Curiosamente, esta constante arrancó en el último envite oficial a los mandos de Gaizka Garitano ante el Elche en San Mamés (1-0), saltando al campo en el minuto 81. Desde ese momento, la trayectoria de Villalibre queda trazada de la siguiente forma, ya con el técnico asturiano como máximo responsable: jornada 20, sale en el minuto 80 ante el Getafe (1-1); jornada 21, salta en el 83 ante el Barça en el Camp Nou (2-1); jornada 23, con el partido aplazado ante el Atlético, se incorpora al campo en el 65 en el Ramón de Carranza, en el 0-4 ante el Cádiz; jornada 24, se suma al juego en el minuto 82 ante el Villarreal en San Mamés (1-1) y el pasado viernes, frente al Levante, con el mismo resultado que tanto empieza a chirriar a Marcelino, Villalibre entra en liza en el 76 en el cruce ante los de Paco López en Orriols.

Marcelino García Toral ensalzaba la figura de Villalibre, un futbolista peculiar en todos los sentidos, de pocas palabras y mucho empuje en el verde: "Tengo unas sensaciones magníficas, es un chico que habla muy poco, pero con un grandísimo sentido común en lo que dice, es muy respetuoso, trabajador, no lo conocía, pero tengo la sensación de conocer ahora a un gran tipo", señalaba con una sonrisa en su rostro que delataba su cariño al canterano. Además, hay que añadir a esa curiosa estadística, que en Copa saltó en el minuto 79 ante el Levante en la ida de las semifinales el pasado 11 de febrero, cuya vuelta se disputa este jueves en el Ciutat de Valencia, mientras que su única titularidad con Marcelino, hasta la fecha, data de los cuartos de final de Copa frente al Betis. El técnico rojiblanco se ha decantado más, cuando las circunstancias le han impedido alinear juntos a su dúo de cabecera ensamblado por Williams y Raúl García, en colocar a Sancet como segundo punta, pese a que no es su puesto, o incluso en minutos sobre la marcha que Muniain o Berenguer actuasen como improvisados acompañantes del 9. Hasta la fecha, entiende que Villalibre es más un revulsivo que puede resultar letal con las defensas más erosionadas, mientras que el Búfalo intenta convencerle de que amplíe su abanico, que con sus 23 años anhela metros de terreno y minutaje para sus fornidas piernas.