ATHLETIC

Los empates martirizan de nuevo a Marcelino

Su Athletic sumó cinco en febrero, y todos a un tanto, algo inaudito en Bilbao. En una primera vuelta en Valencia llegó a firmar 11. "Estoy hasta las narices", estalló tras el Levante.

Los empates martirizan de nuevo a Marcelino
ATHLETIC

El Athletic cerró febrero con una constante: el empate a un tanto. Cinco partidos cerró con ese resultado. Abrió el día 4 con esas tablas ante el Betis en cuartos de final de Copa y lo resolvió con una tanda de penaltis impecable. Continuó el día 7 en Liga ante el Valencia, en un partido desigual. El 11 del mes pasado se disputó la ida de la semifinal copera ante el Levante, que dejó las espadas en todo lo alto para la vuelta del jueves próximo en el Ciutat de València. El día 15 al fin se rompió esa monotonía, con el partidazo en el Ramón de Carranza ante el Cádiz: 0-4. Ante el Villarreal, de nuevo en San Mamés, el 21 se volvió al 1-1. Y el pasado viernes, en la última cita del mes para los leones, se repitió el tanteo ante el Levante, en el ensayo general para la vuelta de Copa.

"Estoy hasta las narices de los empates a uno", lanzó visiblemente molesto Marcelino en Orriols. Es consciente de que en Liga sumar de uno en uno no le lleva a la meta europea porque le queda mucho por remontar y porque tienen la mochila de diez derrotas "y son muchas, demasiadas". En Copa les hizo pasar apuros, pero pudieron avanzar tras el empate agónico en el Villamarín y la tanda. Y habrá que ver si le sirve de impulso en la semifinal, una vez que tenga lugar la vuelta en el Ciutat. Es la primera vez que el Athletic repite cinco empates a un tanto en un mismo mes, bueno, que calca un mismo resultado tantas veces en ese espacio de tiempo.

No es extraño que las igualadas saquen de quicio al preparador del Athletic. En la campaña 2018-19, en Valencia, García Toral terminó la primera vuelta con el peor registro de su carrera como técnico por culpa de los empates tras haber firmado el curso anterior el mejor. Sumaba 23 puntos, con un balance de cuatro victorias, once empates y cuatro derrotas en 19 partidos, con 17 goles a favor y 17 en contra. Hasta esa temporada los registros más bajos de un equipo de Marcelino en Primera eran los obtenidos al frente del Sevilla en la 2011-12, cuando finalizó la primera parte del campeonato con 26 puntos y un balance de seis triunfos, ocho empates y cinco derrotas. En aquella ocasión, el cuadro nervionense ocupaba el noveno puesto en la clasificación que no fue capaz de enderezar, por lo que dos jornadas más tarde le costaría el puesto, al ser despedido en la jornada 21 de Liga.

Marcelino firmó en la 2017-18, también en Mestalla, sus mejores números en la primera mitad de la temporada, cuando acabó con 40 puntos y un balance de 12 triunfos, 4 empates y 3 derrotas con 40 goles a favor y 19 en contra. En el resto de equipos a los que dirigió en Primera, firmó unos registros de 30 puntos en la temporada 2006-07 y de 32 en la 2007-08 al frente del Racing, mientras que con el Villarreal acumuló 34 en la 2013-14, 35 en la 2014-15 y 39 en la 2015-16. Solo en el Zaragoza, en la temporada 2009-10, Marcelino no pudo completar la primera vuelta al ser destituido en la jornada 14 cuando sumaba 12 puntos.