MIGRANTES DEL BALÓN

Dani Poyatos, un entrenador a 10.000 kilómetros de su equipo

El catalán dirige al Tokushima Vortis, pero las restricciones impuestas por el gobierno japonés le impedirán estar junto a sus futbolistas en el inicio de la J-League.

0
Dani Poyatos, un entrenador a 10.000 kilómetros de su equipo

Dani Poyatos debutará en la Primera División de Japón... desde Barcelona. Las restricciones del país asiático, que extendió su estado de emergencia hasta el próximo 7 de marzo, han impedido al español viajar para ponerse a las riendas de su nuevo equipo, el Tokushima Vortis. Es el único entrenador de la competición que aún no ha podido reunirse con sus jugadores, lo que considera "un hándicap" en una temporada ya de por sí compleja: por primera vez en la historia, cuatro equipos bajarán a Segunda. "Si todo va bien, viajaremos a Japón a mediados de marzo. Pero tendremos que hacer el visado, cumplir con la cuarentena obligatoria... Es una situación muy complicada, pero estamos intentando adaptarnos", confiesa impotente.

Poyatos, que pasó por las canteras de RCD Espanyol y Real Madrid y estuvo al frente de Panathinaikos en la Superliga griega, podría no dirigir a Tokushima desde la banda hasta el próximo mes de abril. Hasta entonces, 10.000 kilómetros se interponen entre él y sus futbolistas, un obstáculo que intenta reducir pasando el día delante del ordenador. "Estamos en constante comunicación con el cuerpo técnico local. Nos conectamos a las 7 de la mañana y trabajamos, como mínimo, hasta las 3 de la tarde. Hacemos videoconferencias, nos mandan vídeos con todos los entrenamientos y partidos... Pero no es fácil", detalla Poyatos, para quien el idioma supone una barrera: "Tengo un traductor buenísimo, pero hay momentos en los que es complicado transmitir lo que quiero. Siento impotencia, pero sé que es la situación que nos ha tocado vivir. Tenemos esta desventaja y nuestro deber es trabajar al máximo para que el equipo compita lo mejor posible".

Dani Poyatos cuenta en su 'staff' con Marcel Sans, quien pasó más de una década en la cantera del FC Barcelona. El catalán confiesa que el interés mostrado por Tokushima Vortis jugó un papel fundamental en su decisión de marcharse a Japón. "Cuando estaba en el Real Madrid ya empezaron a hablar conmigo. No me hicieron ninguna oferta, pero mostraron interés en conocerme. Ahora sí, y me hicieron saber que no era un candidato, era el candidato. Me querían a mí y esa decisión es muy difícil de ver en el fútbol de hoy en día. Eso hizo que me apeteciera mucho esta aventura", detalla Poyatos, quien no será el único entrenador español en la J-League: Ricardo Rodríguez, su predecesor en el banquillo del Tokushima Vortis, dirigirá a Urawa Red Diamonds, mientras que Miguel Ángel Lotina estará a los mandos del Shimizu S-Pulse.

Será el próximo sábado, a partir de las 6:00 de la mañana, cuando Tokushima Vortis regrese siete años después a la máxima categoría del fútbol nipón. En su anterior participación, los de Naruto acabaron colistas y tan solo consiguieron tres victorias en 34 jornadas. Dani Poyatos seguirá el debut frente a Oita desde Barcelona y gracias a una herramienta puesta en marcha por la J-League. "No soy partidario de que nadie en el banquillo esté con un pinganillo, así que pondré toda mi confianza en el entrenador que hay allí ahora. Es el que está día a día con los futbolistas y sabrá qué hacer si tiene que tomar una decisión rápida", valora Poyatos. "Tras el partido sacaremos conclusiones y seguiremos remando", añade un técnico que solo espera disfrutar de la confianza que no le brindaron en Grecia. "No tenía intención de moverme del Real Madrid porque allí era feliz, pero el Panathinaikos me hizo una oferta muy atractiva. Me dijeron que tendrían paciencia, pero después de solo tres jornadas me dijeron que no contaban conmigo. Creo que mi despido no se debió a un tema deportivo", descubre.