ATLÉTICO DE MADRID

Sin tiempo a lamentarse: toca Chelsea, Villarreal y Madrid

El Atlético llega a un pico del calendario con la necesidad de taponar la sangría sobre la meta de Oblak. Vuelve la Champions... de local en Bucarest.

Los jugadores del Atlético se lamentan tras el gol del Levante.
Chema Moya EFE

El Atlético se encuentra en un momento de la temporada donde los contratiempos se han ido concentrando hasta sumar tres pinchazos en los cuatro últimos partidos de Liga. Un empate contra el Celta y unas nuevas tablas y derrota en el doble enfrentamiento contra el Levante, algo que ha apretado la competición. 

Los casos de coronavirus, sanciones, lesiones, acumulación de minutos, errores atrás que han costado siete partidos seguidos encajando... han hecho mella en un equipo que debe levantarse cuanto antes. No hay tiempo para lamentaciones, ya que el calendario se aprieta aún más. Al Atlético le vienen curvas y de su resolución dependerán buena parte de las opciones del equipo en las dos competiciones que sigue vivo. El martes vuelve la Champions en el partido de ida de los octavos de final contra el Chelsea. Y en esta temporada tan atípica, el Atlético ejercerá como local... en Bucarest. Un viaje que implica más horas de vuelo para los rojiblancos que para los ingleses, pero cuyo resultado se aplica igual que si hubiese acontecido en el Wanda Metropolitano. 

Cinco días después, el domingo, regresa LaLiga en Villarreal, un feudo que siempre es una enorme complicación para los de Simeone. El Cholo ha sumado dos triunfos por 0-1 en el estadio del submarino amarillo, por tres empates y tres derrotas. En el partido de ida el Villarreal ya se llevó un punto del Wanda Metropolitano y es uno de los equipos que más dificultades ponen al Atlético. Los de Unai Emery también tendrán compromiso europeo intersemanal, en su caso de Europa League contra el Salzburgo.

Y, tras una semana sin partidos, llega el derbi contra el Real Madrid. El primero en el que Simeone podrá recuperar a Trippier una vez concluya su sanción. Por su parte Suárez está apercibido, por lo que en el caso de ver una amarilla ante el Villarreal no estará contra el máximo rival y actualmente primer perseguidor. Todo ello antes de recuperar el partido pendiente contra el Athletic (10 de marzo), visitar al Getafe y jugar el partido de vuelta ante el Chelsea. El calendario no da un respiro y el Atlético tiene que recuperar sensaciones cuanto antes. Llega a la Champions tocado, pero también tiene noticias positivas a pesar de los malos resultados ante el Levante. 

Herrera será el último en salir de la enfermería entre los seis casos de coronavirus notificados en las últimas semanas. Carrasco, con problemas físicos, Hermoso, João Félix, Lemar y Dembélé ya han vuelto a jugar tras contraer la enfermedad. A Trippier le quedan dos partidos para volver y Savic y Saúl han cumplido su sanción en Liga. "El objetivo es muy importante, pero aún más el recorrido. Y para llegar a eso hay estaciones, obstáculos, suerte, mala suerte, buen juego, mal juego y es lo que hay que recorrer para llegar al objetivo. Estamos en ese camino donde tendremos obstáculos que hay que llevar hacia adelante de la mejor manera". Eran las impresiones de Simeone, que sabe que el equipo tiene que recuperar la moral, la solvencia defensiva y las sensaciones que llevaba en toda la temporada hasta este último bache. Sin espacio para rendirse, el Atlético sabe que tiene que reponerse ante un calendario complicadísimo.