CELTA

Caballero y Mouriño se vuelven a enredar por Balaídos

El Ayuntamiento reclama al Celta que justifique las obras realizadas en el estadio o pague 2 millones de euros por entender que incumplió un convenio.

0
Carlos Mouriño, presidente del Celta, y Abel Caballero, alcalde de Vigo, en el palco de Balaídos.
S. SAS Diario AS

Nunca hay tregua en el fuego cruzado entre el Ayuntamiento de Vigo y el Celta. El alcalde Abel Caballero y el presidente del club celeste Carlos Mouriño se han vuelto a enredar por la interminable reforma de Balaídos. El órdago lanzado por una de las partes ha recibido, como no podía ser de otra forma, una respuesta similar de la otra. En este caso, la entidad céltica solicitó la anulación de un convenio firmado en 2015 y el gobierno local ha contraatacado reclamando una justificación de los gastos o la devolución de 2 millones de euros.

Cuando la cordialidad aún reinaba entre Caballero y Mouriño, el Celta y el Ayuntamiento suscribieron hace seis años un acuerdo de colaboración, de hasta 2 millones de euros, para ejecutar el plan director de la remodelación del estadio. Desde entonces, la relación entre las dos partes no ha dejado de deteriorarse por la reforma de Balaídos y por la construcción de la ciudad deportiva Afouteza fuera de Vigo. 

Según informa Europa Press, la junta de gobierno local del ayuntamiento olívico ha rechazado la solicitud realizada el pasado mes de julio por el Celta de revisar, por causa de nulidad, el convenio y se ha dirigido al club para reclamarle que justifique los gastos y obras efectuadas con cargo a los 2 millones de euros o, de lo contrario, deberá pagar esa cantidad íntegra a la administración municipal. Las dos partes se acusan mutuamente de haber incumplido el acuerdo.

La enésima polémica llega en la cuenta atrás para que las obras regresen a Balaídos con la demolición de la actual grada de Marcador. Caballero ha anunciado que la reforma de ese sector, que posteriormente se va a levantar más cerca del terreno de juego, arrancará en el mes de marzo.