REAL ZARAGOZA

Un lobo con piel de cordero

El Alcorcón únicamente ha sumado ocho puntos a domicilio esta temporada, pero se ha impuesto al Real Zaragoza en sus últimas tres visitas a La Romareda.

Zaragoza
El Alcorcón se impuso por 1-3 al Zaragoza la temporada pasada en La Romareda.
ALFONSO REYES DIARIO AS

El Real Zaragoza recibe el próximo lunes a un Alcorcón que únicamente ha sumado esta temporada ocho puntos de 36 posibles a domicilio. Y es que el conjunto madrileño es el segundo peor visitante de la categoría y además sólo ha marcado cinco goles en los doce partidos que ha disputado lejos de Santo Domingo. Unos números que le ponen la etiqueta de rival propicio, aunque la realidad es que podría tratarse de un lobo con piel de cordero si se tiene en cuenta que se ha impuesto al equipo aragonés en sus últimas tres visitas a La Romareda.

Esta buena racha del Alcorcón comenzó en el curso 2017-18 gracias a un solitario gol de Álvaro Peña. Una campaña después el gran protagonista fue un ex de los blanquillos, un Juan Muñoz que firmó con un doblete la victoria por 0-2 de los madrileños, aunque la derrota más dolorosa del Zaragoza se produjo la pasada temporada, en la reanudación del fútbol a puerta cerrada tras algo más de tres meses de parón por la pandemia.

El equipo aragonés, que aún no había perdido en 2020 e iba disparado hacia Primera, con cinco puntos de ventaja sobre el tercer clasificado, estuvo más cerca del gol durante la primera hora de juego, hasta que el Alcorcón demostró por qué era el único equipo invicto a domicilio de la categoría al aprovechar dos errores consecutivos de Atieza y El Yamiq para ponerse 0-2 en tres minutos con dos goles de Stoichkov. Poco después llegó el tercero, de Sandaza, y ya en el descuento Linares hizo el 1-3 definitivo.

Aquel resultado fue el inicio de una serie de cinco derrotas seguidas del Zaragoza en casa y un frenazo en seco para las aspiraciones de ascenso directo de los aragoneses, que ahora luchan por la permanencia y tienen ante sí la posibilidad de distanciar a un rival directo que está teniendo muchos problemas como visitante pero que parece haberle cogido la medida a La Romareda.