FRANCIA

El 'peor jugador de Francia' casi juega la Champions League

Gregoire Akcelrod se hizo pasar por un jugador del filial del PSG y llegó a firmar con el CSKA de Sofía en 2009, temporada en la que jugaron la máxima competición europea.

Akcelrod con la camiseta del PSG

El nombre de Gregoire Akcelrod nunca sonó fuerte en el mundo del fútbol. Sin embargo, el exfutbolista francés engañó a todos haciéndose pasar por jugador del filial del PSG y llegó a fichar por el CSKA de Sofía en la temporada en la que jugaron la Champions League. La carrera futbolística de Akcelrod está basada en mentiras, currículums falsificados y pruebas en las que fue rechazado.

Akcelrod, como cualquier niño, soñó con ser futbolista profesional. Sin embargo, el francés no tenía las cualidades para destacar en el deporte rey. El exjugador, nacido en París, relató sus inicios en Sportsmail: "Jugué mi primer partido delante de mi padre a los 10 años. Fue como la final de la Liga de Campeones para mí. Jugamos contra un buen equipo y perdimos 4-0. Cuando íbamos en el coche de vuelta me dijo: 'Greg, estoy muy disgustado. Eres tan malo y tan perezoso. No quiero verte más en un campo de fútbol'. Me sorprendió. Estar con mis amigos en el campo de fútbol era el mejor momento de mi semana".

La prohibición de su padre para que no jugara duró ocho años. Al cumplir la mayoría de edad mantenía las esperanzas de llegar a ser profesional y enseñarle a su progenitor que se equivocaba. Para ello, Akcelrod creó una web falsa en la que afirmaba jugar en el equipo filial del PSG. Su engaño llegó hasta tal punto que copia las crónicas de L'Èquipe y ponía su nombre en lugar de la estrella del equipo. El francés mentía al decir que jugaba en el filial del equipo parisino cuando en realidad la categoría en la que militaba era la de amateur, última categoría y que él mismo califica como "la peor de Francia".

La familia de Akcelrod le dio de lado al priorizar el fútbol ante los estudios. Con 19 años se buscó la vida trabajando en un McDonald's y se fue a vivir a un estudio. Tal era su obsesión por el fútbol que se coló en el Parque de los Príncipes para hacerse fotos con la equipación del PSG. Fue entonces cuando llegó la cascada de engaños. Akcelrod mandó su currículum a Chelsea, Manchester City y Arsenal. Los tres equipos lo rechazaron, sin embargo, tuvo suerte con el Swindon Town que le llamó para una prueba en 2003. La primera de las dos que tuvo con los Robins. El francés resumió así su prueba: "El primer día estaba tan mal física y tácticamente que estaba perdido. En el partido de entrenamiento, el portero lanzó un balón largo, intenté cabecearlo pero me dio de lleno en la cara. Todo el mundo se rió". 

El entonces aspirante a futbolista no pasó a la segunda prueba. Algo que no le impidió presentarse en un partido de entrenamiento junto al resto de jugadores ante sus seguidores. Su insistencia se hizo presente hasta el punto que Andy King, entrenador del Swindon, le dio su segunda oportunidad jugando 20 minutos en un partido de entrenamiento sin que después le ofrecieran contrato.

Akcelrod probó suerte en el Bournemouth aprovechando la mala situación económica de los "cherries". Llegó a hacer la pretemporada de 2007 y a marcar en un amistoso. El Swindon volvió a llamar a su puerta en esa pretemporada y el francés dejó su sello con dos goles en un amistoso. Un nuevo contratiempo le frenó. Paul Sturrock, nuevo técnico en el banquillo de Count Ground, se empeñó en negarle un contrato pese a la insistencia de los aficionados. Aquellos dos goles no le abrieron la puerta del Swindon, pero sí del Norwich que lo vio en Sky Sports. Su estancia duró hasta que hizo un mal partido con el filial.

El francés tuvo propuestas de clubes profesionales de Luxemburgo considerándolos "pequeños" para él. Su minuto de gloria llegó en el verano de 2009. El CSKA de Sofía le citó para un entrenamiento al creer que era un jugador del filial del PSG y le presentó un contrato de tres años con un sueldo de 208.000 euros por temporada hasta que se descubrió su engaño... Un aficionado del equipo búlgaro preguntó por él en un foro del PSG. En Internet se dio cuenta de que ninguno de los seguidores del club parisino conocía al futbolista y se destaparon todas las mentiras que recogía en su web. Todas salvo el vídeo de los dos goles con el Swindon. El seguidor del CSKA puso en conocimiento de la prensa el fraude una vez que ya había firmado el contrato y se había anunciado su fichaje. Un día después de que saltara la noticia, cuando Akcelrod fue a desayunar nadie del club quiso saber de él y le pidieron que volviera a Francia. Aquella temporada el CSKA de Sofía jugó la Champions League por lo que de no haber sido por un curioso seguidor hubiera tenido la posibilidad de jugar en la máxima competición continental.

Akcelrod recordó aquellos días: "Hice la prueba de dos días y el domingo el entrenador le dijo a mi agente que quería ficharme. Me hicieron fotos con la camiseta oficial del CKSA, firmé el contrato y publicaron en la página web del CSKA que firmaba".

El futbolista parisino intentó pasar las pruebas en equipos de Grecia, Kuwait y Canadá donde disputó una temporada con el Mississauga Eagles. Su vida a los 38 años sigue ligada al fútbol. Akcelrod es representante de futbolistas jóvenes a los que intenta ayudar a entrar en las canteras sin engaños. Además, ha publicado su autobiografía "Pro At All Costs" ("Profesional a toda costa") en la que narra su trayectoria y aporta consejos a los jóvenes.

Akcelrod no considera que engañara a los clubes por los que pasó: "Nunca robé un céntimo a los clubes. Siempre pagué mi hotel y mis vuelos. Los clubes perdieron un poco de tiempo, pero a veces es así. En Francia, somos un país que sólo juzga a las personas por su currículum. Me di cuenta de que, aunque era bueno en la prueba, no me dieron un contrato profesional. Quería demostrar que no hace falta un currículum".