LINARES DEP. 2 – REAL MURCIA 0

Del sueño a la pesadilla

El conjunto grana, que aspiraba a meterse en la pelea por el ascenso, se queda a dos puntos de la zona de playout tras caer ante el líder.

Del sueño a la pesadilla
Real Murcia

Quedan cuatro partidos para cumplir un nuevo objetivo: no caer a los puestos de playout. Esa debe ser la meta del Real Murcia en lo que resta de curso tras perder en Linares. A tierras andaluzas viajó el cuadro de Adrián Hernández con la intención de hacerse con la victoria para acercarse a las tres primeras posiciones, pero se volvió con una realidad totalmente diferente. Ahora hay que mirar a El Ejido, cuarto por la cola y sólo dos puntos por detrás. Además, los del poniente almeriense visitarán Nueva Condomina en la última jornada, un duelo que puede ser a vida o muerte si no se reconduce la situación antes.

Matemáticamente no se puede descartar al Real Murcia para pelear por estar entre los tres primeros. El tercer clasificado, Betis Deportivo, está a tres puntos (aunque con un partido menos) y el segundo, el UCAM CF, a cuatro. Pero si nos atenemos a lo visto durante todo el año, es prácticamente imposible. Más de un milagro debería producirse para que los de Nueva Condomina cumpliesen con el primer objetivo del curso.

En Linarejos se podría poner la excusa de jugar durante 70’ con uno menos, pero es que con igualdad numérica tampoco se vio a un Real Murcia firme, con opciones de pelearle al líder. A Hernández, cuya continuidad está más en entredicho que nunca, no le gusta tener el balón. Ni antes, ni ahora con Verza, Carrillo y Abenza el once. Mejor que lo tenga el adversario y aprovechar que la fortuna le sonría. Así que el Linares Deportivo no tuvo problemas en mantener la posesión, moverla de un lado a otro. La banda derecha local era una autovía. Toni García era el jefe. Tras un intento visitante por medio de Gurdiel, Peque tuvo el 1-0 pero lo evitó Champagne. Después fue la madera la que salvó a los granas, tras toque de Hugo Díaz.

Gurdiel decide irse

Si mal lo tenía el Real Murcia, peor se le puso en el 21’. Gurdiel fue expulsado por una durísima entrada sobre Dani Sánchez. Poca discusión, por más que sorprendiese al lateral. Con uno menos Toril se marchó para dejar su sitio a Antonio López. Todos atrás, todavía más que con once para once, y cascada de oportunidades para el oponente. Lara estuvo en todas. En una Baro sacó un pie en el último momento, otra la mandó alta de cabeza y la última pegó en Hugo Díaz. Entre medias, error garrafal de Champagne. El meta argentino le pegó al aire y balón casi se cuela en su portería tras cesión de Antonio López.

Los golpes, de uno en uno

La heroica, o la flor de Adrián Hernández, no se descartaba. Restaba la segunda parte y los más optimistas podrían pensar en que el Real Murcia iba a salir vivo de ese choque. Poco les duró la ilusión. Nada más volver de vestuarios, fallo defensivo en un córner y Josema abrió el marcador. Primer palo para los de Adrián Hernández.

Si recibir el 1-0 dolió, mucho más el segundo. Porque, en la jugada anterior al 2-0, Fuentes tuvo el empate. Mano a mano con Razak que ganó el meta con una extraordinaria intervención. No perdonó Hugo Díaz en la otra portería. Ganó la partida a Antonio López, se posicionó y su golpeo superó a Champagne.

Dos tantos por debajo, muy difícil remontar el vuelo. Más si fallas las pocas ocasiones de las que dispones. Fuentes, otra vez, desperdició una oportunidad de meter a su equipo en el partido. El defensa metió el pie en el último instante y su disparo se marchó fuera de la portería con Razak prácticamente vencido. Hasta el final, con un Real Murcia perdido con los cambios, sin estilo definido, Marc Mas gozó de dos acciones para aumentar la renta. En una se topó con Antonio López y en otra su disparo no acabó entre los tres palos por muy poco.