REAL VALLADOLID

Sergio González: "No voy a dimitir"

"Me dejé llevar por una sensación muy rápida", confiesa el técnico del Real Valladolid respecto a sus últimas declaraciones sobre el apoyo del equipo.

Valladolid
Sergio González: "No voy a dimitir"
REAL VALLADOLID

Sergio González compareció este jueves en la rueda de prensa más difícil desde que es entrenador del Real Valladolid. Después de sus duras declaraciones de la semana pasada tras caer frente al Huesca, en las que dejó su futuro en manos de la plantilla, reconoció no haber estado "acertado" en las mismas, a tenor de la confianza que ha percibido en sus jugadores. Asimismo, el técnico dejó claro que no piensa dimitir y que se siente con fuerzas para seguir de la mano de sus jugadores, insistiendo en ver el vaso medio lleno, y no medio vacío.

¿Cómo fue la charla que mantuvo con la plantilla?

Con las dos reuniones que hemos tenido nos han demostrado que las sensaciones que tuvimos después del partido contra el Alavés y lo que yo dije no era correcto. Han demostrado energía, un compromiso brutal con nosotros y las ganas que tienen de sacar la situación con nosotros. Quizás nos confundió y me confundió la mala sensación; me dejé llevar por una sensación muy rápida después de ese mal partido. Me han demostrado que el que no estuvo acertado con esas declaraciones fui yo, porque han demostrado que quieren hacerlo con nosotros y que vamos a hacerlo.

¿Cómo se encuentra el equipo?

Si conseguí desviar la atención de la plantilla poniendo la cabeza en medio, siendo el foco de atención sobre mí y provocando que surgieran nombres de posibles sustitutos, también fue una idea buena por mi parte para limpiar su cabeza, porque son los que van a tener que sacar esto y se tienen que centrar en jugar al fútbol. La semana ha sido de buenas sesiones y los futbolistas han trabajado muy bien. La sensación que tenemos es de que vamos a Eibar con la sensación de que vamos a hacer un gran partido.

¿Ha notado algún problema futbolístico más esta semana? ¿En qué han incidido de cara a la visita a Eibar?

Hemos hecho incidencia en tener confianza plena en lo que somos, en lo que son los futbolistas y en lo que han hecho. Lo tenemos que volver a hacer. Nos falta confianza; el miedo a fallar nos está penalizando mucho. Tenemos que recuperar la estabilidad, no pensar en el futuro y sí en qué podemos hacer para ganar el partido siguiente. Estamos hablando con los futbolistas, enseñándoles vídeos de todo lo que han hecho bien para volver a ser todo lo que hemos sido. Es difícil, y el compromiso que tienen hacia nosotros les hace quizás responsabilizarse más todavía de lo que tienen que hacerlo.

¿Ha notado algún cambio con la directiva esta semana?

La sensación que tengo es la misma, la de creer en nosotros, agarrar confianza y entender que no estamos haciendo las cosas bien, pero que sí las hemos sabido hacer bien. Estamos teniendo muchas incidencias en el once inicial, pero forma parte de la profesión. La confianza que siento es la de la semana pasada, tanto de Miguel Ángel Gómez, Fenaert y Espinar.

¿Qué piensa de las informaciones que dicen que el club está esperando que dé un paso a un lado?

Si me preguntas si voy a dimitir, no voy a hacerlo, porque creo que los futbolistas quieren sacar esto con nosotros, creo que nuestro trabajo está siendo muy bueno y nos vemos con fuerza y capacitados para sacar esta situación, y más, después de las reuniones de esta semana.

¿Cree que ha podido poner con sus declaraciones al equipo más en el foco?

Mi idea era todo lo contrario, y creo que lo conseguí, porque el viernes, el sábado y el domingo conseguí que se pensara en mí, que se hablara de mí y que incluso pusierais sustitutos para este puesto. Si conseguí eso estoy contento. Tras la charla que tuvimos, lo que me queda es que estamos con una energía máxima y el compromiso hacia el cuerpo técnico y las ganas que tenemos para salir de esta situación son abismales. Tenemos que intentar este sábado dar la primera alegría.

¿Se puede pensar, entonces, que la imagen el sábado va a ser diferente?

Esa es la idea, pero no somos magos. La idea del equipo es intentar revertir lo que estamos haciendo mal, cambiar la actitud, la dinámica y el resultado, pero no lo puedo asegurar 100%. La idea es que vamos a intentar hacerlo y a plantear un partido para poder hacerlo. Está claro que todos los equipos tienen un mes menos bueno y quizá nos ha llegado a nosotros en los partidos determinantes, pero muchos equipos están como nosotros. Osasuna estuvo mucho tiempo sin ganar, al Getafe le está costando... Nosotros somos muy exigentes, pero también somos conscientes de que hay partidos menos buenos en los que no te salen las cosas.

¿Ha intentado cambiar algo para que varíe la dinámica del equipo?

Siempre que hay algo menos positivo hemos activado cosas y cambiado entrenamientos y discursos para atraer todavía más la atención del futbolista. Quedan muchas guerras por librar. Llevamos dos partidos menos buenos, porque después del partido contra el Levante estábamos todos contentos y diciendo que seguro que íbamos hacia arriba.

Vuelve a tener muchas bajas, sobre todo en el puesto de central. ¿Qué tiene pensado?

Tenemos la opción de volver a poner a Luis Pérez o utilizar a Miguel Rubio de salida. Hemos trabajado las dos opciones y no tenemos más alternativas. Por sanción no estarán San Emeterio, Joaquín y Alcaraz y por lesión a El Yamiq, Javi Sánchez y Óscar Plano, que tiene unos problemas en el menisco que no le han dejado entrenar bien, además de Kiko Olivas, Carnero y Marcos André. Por suerte, recuperamos a Sergi Guardiola, Jota y Janko, que vuelven a estar bastante bien para poder participar con el equipo.

¿Qué le preocupa del Eibar? Ellos también lo ven como una final.

Conocemos el estilo de Mendilibar y sus virtudes. Sabemos cómo aprieta en campo contrario, cómo le gustan los centros laterales, que sus dos puntas son importantes para su funcionamiento, conocemos cómo trabajan la segunda jugada, los saques largos de Dmitrovic... Vamos a intentar contrarrestar eso con solvencia. Va a ser un partido de mucha tensión y el que tenga los nervios más templados y más personalidad para sacar su mejor versión va a dar un paso adelante. El otro día no estuvimos a ese nivel, pero otros días sí.

¿Por qué cree que parece que la sensación es de que su equipo llega peor?

Hay cierto pesimismo en el entorno deportivo y nosotros vemos el vaso medio lleno, y no medio vacío. El Huesca ganó aquí, tiene cuatro puntos menos que nosotros y parece que la gente piensa que se pueden salvar y nosotros da la sensación de que no. Forma parte de la idiosincrasia de aquí. Vuelvo a recordar aquel partido contra el Sporting en el playoff, que después de ganar 3-1 todo el mundo estaba con la cara de que no podíamos pasar.

¿Qué Real Valladolid espera a nivel futbolístico?

La buena versión sería un Real Valladolid que compite, como hemos hecho habitualmente. Da la sensación de que hace muchísimo tiempo que no lo hemos hecho, y es verdad que el día del Huesca y el del Alavés no lo hicimos, pero el día del Levante estábamos todos contentos, la primera parte contra el Elche no fue tan mala como para irnos 0-2 y la segunda fue muy buena, la segunda parte contra el Valencia estuvo muy bien... No hace mucho que hemos sido el Valladolid que todos queremos y tenemos que volver a serlo.