INGLATERRA

Takumi Minamino, un chollo que se apaga, pero no del todo

El Liverpool ha cedido al futbolista japonés al Southampton tras no explotar en Anfield, pero no ha querido incluir una opción de compra, pues aún confía en él.

Takumi Minamino.
PHIL NOBLE Pool via REUTERS

Takumi Minamino (26 años) llegó en diciembre de 2019 al Liverpool, procedente del Red Bull Salzburgo, y poco más de un año después ha tenido que hacer las maletas. ¿Su nuevo destino? Southampton. En Anfield no ha conseguido desplegar el fútbol que le hizo despuntar en el conjunto energético y ser uno de los socios predilectos de Erling Haaland antes de que este se llevase sus goles a Dortmund, por ello, los de Merseyside le han cedido a los Saints, en busca de extraer el jugo al centrocampista. Llegó como un auténtico chollo navideño, puesto que los 8.5 millones pagados estaban incluso por su valor de mercado del momento (12.5M€). Ahora, esperan que en el sur de Inglaterra recupere el brillo, puesto que su futuro sigue teñido de rojo.

La operación se cerró prácticamente sobre la bocina, puesto que se hizo oficial a escasas dos horas del cierre de mercado. Se pudo llevar a cabo porque en las oficinas del Saint Mary's Stadium dieron su brazo a torcer, ya que la petición, además del préstamo hasta final de curso, incluía una posible opción de compra. Pero, como revela el 'Mirror', el Liverpool se negó rotundamente. Si bien es cierto que el versátil atacante de Osaka no estaba contando con el minutaje óptimo para desarrollarse, en Anfield siguen apostando por él de cara al futuro próximo. Además, de revalorizarse y no tener hueco en el potente ataque de los campeones de la Premier, podrían renegociar un traspaso al alza.

Explosión energética

Como decimos, Minamino se trata de un extremo polivalente, aunque la izquierda es su banda ideal, es capaz de ocupar diversas posiciones en el frente de ataque y cuenta con unos pulmones que apuntaban a hacer las delicias del 'geggenpressing' de Jurgen Klopp. En Salzburgo destacó y el fenomenal partido realizado contra su hoy equipo en la pasada Champions le abrió de par en par las puertas al estrellato: marcó un tanto y asistió a Haaland en otro en choque de la pasada fase grupal. Los de Jesse March se descubrieron como un equipo joven y fresco a ojos de los grandes focos y gran parte de esa aparición fue culpa de Takumi, además del cyborg noruego, por supuesto.

Ya en Inglaterra no ha logrado ganarse un hueco en los onces de Klopp. Lógico, por otra parte, pues Mané, Salah y Firmino son inamovibles, pero de haber exprimido mejor sus minutos, quizá su suerte hubiera sido diferente. El mejor ejemplo es un Diogo Jota que se ganó a base de grandes actuaciones un lugar entre los favoritos de su entrenador. 31 partidos y 1.237 minutos en año y medio. Un promedio de 40 minutos por partido en los que ha logrado 4 goles y 2 asistencias. Números que chocan con los 64 tantos y 44 pases decisivos que completó en sus 136 partidos en Salzburgo.

Minamino y Haaland, lamentando la derrota ante el Liverpool (4-3) el pasado curso, a pesar de la buena actuación conjunta.

Los de Ralph Hassenhuttl añaden, a cambio de algo más de unos 600.000 euros (precio de la cesión), a un futbolista que necesita recuperar la confianza que hizo que, además de Liverpool, Milan y Manchester United tocasen su puerta. No les vendrá mal el mejor Minamino para seguir campeando tranquilos en mitad de la tabla y para optar, quién sabe, a cotas mayores. Resbalones como el vivido ante el United (9-0) no marcan el verdadero nivel de un equipo cuyo fútbol, a priori, encaja con el del japonés, aunque también lo hacía el del Liverpool... Minamino busca recuperar las alas.