LEGANÉS

Rubén Pérez regresa 20 días después de su positivo por COVID

El medio centro del Leganés fue testado positivo el 8 de enero. Desde entonces hasta hoy no había cumplido los parámetros para el retorno según el protocolo de LaLiga.

Rubén Pérez regresa 20 días después de su positivo por COVID
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

Rubén Pérez, medio centro del Leganés y uno de sus capitanes, ha regresado hoy a los entrenamientos 20 días después de haber dado positivo por COVID-19. Rubén dio positivo, tal y como informó el club, en las pruebas que le realizaron el pasado 8 de enero. Desde entonces no había podido trabajar con sus compañeros.

El astigitano tampoco había podido acudir a las instalaciones del club porque, pese a haber pasado el periodo de cuarentena obligatorio, aún presentaba parámetros incompatibles con el protocolo de LaLiga. Para poder reintegrarse, el texto establece que han de pasar, mínimo 10 días sin síntomas o 14 en caso de que haya habido síntomas. Además, debe superarse una PCR 24 horas previas al retorno al trabajo. Con Rubén Pérez no ha sucedido así.

El mediocampista ha tenido que permanecer aislado y ejercitándose en solitario, bien en su domicilio, bien con alguna sesión individual al aire libre y en el campo, como él mismo ha mostrado en alguna ocasión en sus redes sociales. Era la única manera segura y sin riesgos de poder mantener una forma que, ahora, dice la lógica que lo retendrá lejos de la alineación, al menos hasta que pueda recuperar cierto umbral de preparación.

El último entrenamiento al que acudió Rubén fue el previo a la gran nevada de Filomena, con Martí al frente de un equipo en el que ya no es el entrenador. A su vuelta, lo ha hecho con un viejo conocido al frente. Asier Garitano fue uno de los encargados de reclutarlo en el Leganés hasta convertirlo en pieza intocable de sus dos temporadas como técnico pepinero en Primera.

Ahora dice la lógica que esa confianza le permitirá tirar de Rubén Pérez como uno de sus futbolistas recurrentes, aunque está por ver qué jugadores tendrán ese rol de imprescindibles en el nuevo periplo de Garitano en Leganés. Sea como fuere, el mediocampista ya está bajo las órdenes del técnico en un retorno que, además, ha sido sonado… y doloroso. Le ha tocado pasar por el habitual ‘pasillo’ de felicitaciones entre una lluvia de collejas de sus propios compañeros.