LEGANÉS

Una cohorte para Asier Garitano

En la actual plantilla del Leganés sólo sobreviven cuatro jugadores del grupo que Garitano dejó en 2018. También Pardo e Ibáñez estuvieron bajo sus órdenes. Asier: “Esa gente es importante”

Una cohorte para Asier Garitano
CHEMA DIAZ DIARIO AS

Asier Garitano dirigirá hoy al 100% su primer entrenamiento al frente del Leganés en su retorno a Butarque. Ayer se tuvo que conformar con una fórmula mixta debido a las restricciones sanitarias. Ya con los resultados de las PCR en la mano, no debería tener problemas para empezar a inocular sus métodos en un grupo en el que sólo sobreviven cuatro de los pupilos que tuvo cuando dejó el club en 2018. A saber: Eraso, Bustinza, Rubén Pérez y Cuéllar. Son la cohorte de Asier.

Los cuatro ejercen de capitanes del Leganés. Por ello no es de extrañar que el de Bergara se apoye, más si cabe, en su gestión de grupo y compenetración para asentar rápido sus ideas en un grupo en el que el resto de la plantilla es nueva para Garitano. A saber, 23 futbolistas no han pasado por su pizarra en Leganés y dos lo hiceron en circunstancias diversas. A Rober Ibañez lo tuvo apenas dos meses hasta que se lesionó en 2016 y Rubén Pardo, lo dirigió en su periplo en la Real Sociedad.

La gestión de una plantilla tan amplia será uno de los retos de un entrenador que, en sus años precedentes al sur de la capital, siempre gustó del grupo corto. No más de 23 futbolistas y, entre ellos, tres porteros. Ahora cuenta con 28 (incluyendo tres porteros) y con pocas perspectivas de cambio cuantitativo en el mercado invernal. Las intenciones del club es hacer movimientos (se busca medio centro) pero sin que ello suponga una bajada de efectivos.

“Los veteranos son importantes”

La relación de Garitano con estos cuatro veteranos es, en muchos casos, de amistad. Por ejemplo, con Javi Eraso, al que él mismo fichó en 2013, cuando se enroló por primera vez en las filas de un Leganés que entonces era de Segunda B. Ya en Primera, Asier fue clave en el retorno del navarro a Butarque.

En una entrevista en septiembre en AS, el entrenador puso en valor la figura de Eraso precisamente por haber lucido el escudo del laurel en las tres categorías profesionales. “Eraso pasó de Segunda B a Segunda, luego a Primera y ahora a Segunda. Es importante tener a esa gente enchufada en el Leganés. Lo conseguirán”, vaticinaba entonces sin todavía imaginarse que pocos meses después, volvería a tenerlo bajo sus órdenes.

Con “esa gente”, Garitano se refería al núcleo de veteranos del Leganés que había pasado por Primera y ahora se veía compitiendo un escalón por debajo. “Es importante retenerlos si están mentalizados para competir en Segunda. Hay que hacerles ver que deben competir en una categoría diferente. Que es dura y muy larga. Que tiene mucho talento”, hablaba Asier con el mercado de fichajes aún abierto.

“Se deben adaptar otra categoría, a todo: los árbitros, a pasar momentos duros, a rivales difíciles… pero esta gente tiene esa capacidad. Es gente de club. Buena gente que sabe estar a las buenas y a las malas, que seguro que habrá malos momentos”, insistía. Seguramente éste discurso sea el que les repita en los próximos días conforme vaya asentándose en un vestuario en el que, por lo demás, no hay muchas modificaciones.

La novedad del nutricionista

Dos de los tres fisios que él dejó continúan en el club (Sergio Hontoria y Carlos Carballo). También el jefe de los servicios médicos (Alberto Lam) y el readaptador (Sergio Martos). Los utileros (Jara Cuenca y Juan Domínguez) y el delegado (Sergio Agulló) también continúan.

Sólo han cambiado un fisio (Pedro Zamorano), el analista (Pedro Serna) y, sobre todo, el nutricionista (David Jiménez). Esta última figura ni siquiera existía cuando Garitano comandó el equipo durante cinco años. Asier estaba convencido de que un jugador de élite debía ser suficientemente profesional para cuidar su dieta sin problemas.

Miguel Pérez y Queco Piña, en su equipo

Cabe recordar que, junto a Garitano, forman parte por ahora de su cuerpo técnico Miguel Pérez (preparador físico) y Queco Piña (preparador de porteros). La llegada de este último aun no es oficial, pero el ex guardameta, miembro de las plantillas que subieron con Garitano a Segunda y Primera, será el encargado de preparar a los arqueros de este nuevo proyecto. El club aún busca segundo entrenador para ejercer junto a Asier.