VALENCIA

Guedes, el eterno señalado

Gracia le dejó fuera de la convocatoria contra el Sevilla, en un nuevo choque que mantiene el portugués con los técnicos del Valencia. Le pasó con Marcelino y Celades.

Gonçalo Guedes volvió a quedar retratado por Javi Gracia. El portugués, el fichaje más caro de la historia del Valencia, calificativo que tiene pinta que le acompañará durante muchos años vista la económica del club de Mestalla y la poca voluntad que tiene de un tiempo a esta parte Peter Lim de invertir en fichajes, se quedó en tierra sin viajar a Sevilla por su actitud en los entrenamientos. Gracia le descartó a sabiendas de que por su talento -y el poco desgaste físico que lleva acumulado- hubiera tenido sitio fijo en su alineación copera. Pero Guedes, una vez más, es protagonista por una ausencia y no por su rendimiento. Y llueve sobre mojado, porque ya le había pasado anteriormente con Gracia y también con Marcelino y Celades.

De por qué se dejó a Guedes en Valencia, Gracia todavía no ha hablado. Tras el partido contra el Sevilla solo respondió a cuatro preguntas en sala de prensa y ninguna fue dirigida a la ausencia del portugués. Quizás lo explique mañana, cuando el navarro hablará en la previa del Valencia-Elche. No obstante, Gracia ya ha tenido que dar explicaciones sobre la irregularidad de Guedes a lo largo de la temporada y su reflexión de hace dos meses sirva también ahora: “La importancia de cada jugador viene marcada por sus hechos, por cómo entrena y por cómo juega los minutos que tiene”, comentó el navarro tras quedarse Guedes en el banquillo sin jugar ni un minuto en Liga contra el Getafe y Real Madrid de noviembre.

Guedes, que a diferencia de otras temporadas no ha sufrido ninguna lesión en lo que llevamos de curso, tan solo ha jugado el 56% de los minutos posibles en Liga y ha sido titular en el 60% de las ocasiones, unos registros lejanos al rol que se supone que debería de tener un jugador en el que se invirtieron 40 millones de euros; sobre todo cuando la plantilla quedó huérfana de referentes en verano (Parejo, Coquelin, Rodrigo, Ferran…). Guedes solo ha jugado de principio a fin cuatro partidos de Liga y no fue titular ni contra la Real Sociedad ni contra el Real Madrid ni el pasado fin de semana en la visita al Wanda Metropolitano.

La relación tensa que mantiene Guedes con Gracia no es nueva para el portugués. Ya tuvo sus más y sus menos con Albert Celades y también se llevó tirones de oreja de Marcelino. “Van 27 minutos y no te vas de nadie”, captaron las cámaras de El Partidazo de Movistar que le decía el asturiano al portugués en un partido entre el Real Madrid y el Valencia. Aún así con Marcelino, Guedes jugó 80 de los 110 partidos que dirigió el asturiano, perdiéndose 20 de ellos por lesión y firmando 15 goles y 14 asistencias.

Con Celades también tuvo discrepancias. Hay que decir que los meses que compartió el portugués con el técnico andorrano fueron complicados por una lesión mal diagnosticada (“Ya metí la pata una vez con Guedes, no me aventuro a dar un tiempo de baja”, llegó a confesar Celades al que los servicios médicos del club llevaron entonces al equívoco). Guedes se perdió por culpa de esa lesión 22 partidos. Aún así, en los últimos coletazos de Celades como entrenador del Valencia, Guedes mostró públicamente su malestar por sus decisiones tras ser sustituido en un partido en Mestalla contra Osasuna: “No he visto el enfado de Guedes, pero no le doy importancia”, tuvo que decir al respecto Celades.

Guedes, con Gracia, ni tan siquiera se ha hecho amo de una posición concreta. El navarro le ha ido alternando como extremo y también como enganche. Cheryshev le ha adelantado por la izquierda y, según partidos, Gracia opta por acompañar a Maxi Gómez con Manu Vallejo, Gameiro, Kang-in Lee o Guedes. Sus números se limitan a un gol (Villarreal) en 15 disparos a portería y ninguna asistencia. Su mejor actuación hasta la fecha la realizó en Mendizorroza, cuando saliendo desde el banquillo reactivó al equipo por el carril izquierdo, mientras que en Granada protagonizó una autoexpulsión (“Vete a la mierda”, le dijo al árbitro) por la que tuvo que cumplir dos partidos de sanción y que le hizo perder los galones de titular que en esa fase de la temporada había recuperado. Tras ese encuentro en Los Cármenes, Gracia le había incluido en las alineaciones de Copa contra el Yeclano y Alcorcón… pero en un duelo ante un rival de postín como el Sevilla, lo dejó en casa.