FRANCIA

El PSG desgasta a Mbappé

Mbappé se atascó en este inicio de año y está 'de sequía'. Las malas sensaciones ya afectan a sus datos. Cansancio, bloqueo mental y un futuro en el aire.

Kylian Mbappé ha frenado en seco. Algún piloto ha saltado en el francés, que ahora atraviesa un momento delicado de su carrera en multitud de aspectos. El de Bondy suma varios encuentros sin ver puerta y en París piden que "vuelva", aunque todavía no se haya ido.

Cansado por el acumulado de su carrera (lleva dos temporadas con más de 40 partidos y un Mundial en 2018), lo extensa que fue la temporada anterior y lo breve de las vacaciones (Francia suspendió la Liga, pero el PSG jugó Champions), Kylian Mbappé arrancó la temporada de la peor manera: contrayendo la Covid-19. El francés estuvo fuera tres semanas. Arrancó la temporada con goles pero alertando de la situación. "No hemos recargado las pilas. La sensación es que estoy en el partido 60 de la temporada y no en el noveno", decía a 26 de octubre de 2020 cuando apenas sumaba seis partidos entre Liga y Champions League.

Este encadenó 'un mes' de lujo con seis goles en cuatro partidos y una lesión le frenó. Luego, doblete ante el Mónaco y ahí, apareció una barrera, pero mental. Una obsesión con el gol 100 que asumió que le afectaba y le mantuvo cuatro partidos sin anotar. "Quizá pensé demasiado en ello", reconoció.

Rompió su sequía en Champions en la última semana y, aunque las sensaciones a nivel de juego no eran buenas, los goles seguían. Ahora, ni una ni otra.

El desgaste en París 

Este desgaste a nivel de rendimiento y ahora de productividad está haciendo que Kylian Mbappé cotice a la baja entre los franceses. Aunque aún sigue siendo considerado su máxima estrella, el delantero de Bondy está viendo como su imagen se deteriora estos últimos meses en París. Su bajón y su calado en la sociedad fue medida en una encuesta realizada por Odoxa que recogen varios medios en Francia. Las críticas por su juego se acumulan en 'el Hexágono' en la prensa pero también a pie de calle donde le ven prácticamente igual de profesional pero menos humilde (un 57%, 9 puntos menos que en 2019), menos carismático y también con un potencial menor de cara a convertirse en un jugador histórico en comparación con la última medición realizada en noviembre de 2019. En esa encuesta sobre si será el mejor jugador del mundo en los próximos años también cae nueve puntos entre los franceses en general.

Acusado de ególatra, aunque los datos no apunten a tal cosa, donde ha pasado de ser mimado y alabado a acusado de este 'egoísmo' en su juego. Los números dicen que nunca bajó de las 10 asistencias en su carrera y este año, suma ya ocho. La percepción parece haber cambiado. 

Una percepción que también marca su futuro, que genera mucha más división. Un 55% de los encuestados votó a favor de la salida de Kylian Mbappé, mientras un 45% prefirió que siga en París. El destino que ven más probable es Madrid, que ya se prepara para su llegada. Liverpool también aparece aunque los franceses ven antes al de Bondy en 'otro club' que no especifican. Su salida ya no es que se entienda beneficiosa para el club por el volumen del posible ingreso por traspaso, es que Francia considera que también sería buena para Mbappé a nivel personal. Hasta un 76% cree que le vendría bien salir de París y más de la mitad, considera que esto también ayudaría a que mejorara de cara a la selección. ¿A quién ven más perjudicados? A la Ligue 1, que pierde a su última gran joya y al PSG, que vería salir a estrella local y además, más joven... 

Sequía con Pochettino y el lastre de su posible salida

Mauricio Pochettino no está sumando malos resultados y ha ganado hasta un título (Supercopa) desde su llegada a París pero, con Kylian Mbappé, ha vivido antes su primer desencuentro al ser cambiado que un primer tanto. El delantero de Bondy se ha visto frenado este 2021 sin marcar ante Saint-Éttiene (1-1), Stade Brestois (3-0) y Angers (0-1) en Liga ni contra el Marsella (2-1) en la Supercopa. Su frustración es palpable y su nivel anda algo lejos de lo esperado. 

En París se preguntan si es un estancamiento definitivo o un simple parón y tratan de desgranar los motivos. El propio jugador lleva tiempo apuntando al cansancio pero, cabe señalar el mercado y el peso de las críticas. En el club, tanto su entrenador, a través de la Cadena SER, como su segundo, Jesús Pérez, desde la sala de prensa le defienden sabedores de su talento. "Entrena bien y estamos contentos con su compromiso", aseguró. Críticas y sus defensas al hilo cuando, como recordó Pérez, es el máximo anotador de la Liga. El mejor, a pesar de todo. 

La decisión que afrontará este verano, de la que se lleva hablando años y que marcará su carrera, también se señala como una losa mental para volver a su mejor nivel. En París ha vivido el éxito y ha hecho historia. Ha sido una gran etapa pero desde su llegada nunca pareció que fuera un matrimonio para siempre. Madrid es su sueño (fotos en las paredes, Cristiano como ídolo...) y los blancos llevan años preparando su desembarco cuidando tanto las arcas como las relaciones intercapitalinas. Liverpool asoma también como un destino atractivo y Francia parece perder enteros, aunque no es descartable.

Leonardo, director deportivo de los azules y rojos, le dejó la puerta entreabierta entendiendo que su venta (por unos 200 millones) es un mal necesario en busca de culminar la posible operación Messi. Su nombre aparece en todos los rumores y también, los que podrían venir a sustituirle. Kylian, hasta final de temporada, es su delantero y no desiste pero le exigen que vuelva a rendir. Nada como los goles para mejorar su imagen antes de decidir su futuro.