Las Palmas

Iemmello, el delantero errante

Llegó como el fichaje estrella de la UD Las Palmas en verano y su rendimiento ha sido más que decepcionante. Se ultima su salida de la entidad.

Iemmello, el delantero errante
CARLOS DIAZ RECIO DIARIO AS

El tiempo, juez implacable que pone a cada cual en su lugar, ha colocado a Pietro Iemmello fuera de la Unión Deportiva salvo catarsis de última hora. No lleva ni cuatro meses en la entidad grancanaria y, en estos momentos, se finiquitan los detalles para concretar su salida.

Ocurre que, durante el pasado mercado estival, Pepe Mel reclamaba la llegada de un delantero ante las dudas iniciales que generaban la adaptación de Edu Espiau a la competición profesional pese a su grata experiencia con el Villarreal en Segunda B y el rendimiento de Sergio Araujo, estado físico a un lado, tan decepcionante desde aquel mágico gol contra el Zaragoza en junio de 2015.

Tirando de contactos en Italia, donde incluso llegó a jugar, Luis Helguera, director deportivo de Las Palmas, concretó la llegada, en formato de cesión por una temporada más opción de compra en junio de 2021, de Pietro Iemmello, cuyos números en al país transalpino alimentaban la esperanza del mejor de los optimistas. No parecían poca cosa los 19 goles en 35 partidos que firmó el curso anterior en el Perugia (a donde había llegado cedido por el Benevento) en la Serie B de Italia. Había delantero pero el equipo ya estaba cogiendo y adoptando la forma.

Sin embargo, todo se torció para Iemmello desde el primer momento. Las Palmas anunció su fichaje el 4 de octubre pero la liga había comenzado casi un mes antes, el 12 de septiembre. Como una concatenación de hechos que jugaban en su contra, justo el día antes de hacerse oficial su incorporación Araujo metió su primer gol del curso en el ajustado 2-1 contra el Logroñés, dando además los primeros síntomas de una recuperación para la causa que unas semanas antes era, en el mejor de los casos, una incógnita. Poco después, el doblete del delantero argentino contra el Almería complicaba aún más el futuro a corto plazo del italiano, con problemas de adaptación y forma, extremo este último que llamó la atención negativamente incluso en el vestuario. Públicamente, además, lo reconoció el propio Mel.

Pero Araujo empezó a tener problemas físicos, forzando demasiado para no salirse de la rueda, repetidas sus ausencias. “El Chino es de goma, lo aguanta todo”, confiesa uno de sus compañeros. De la nada, y ante la poca insistencia de Mel en Espiau, a Iemmello se le presentó la mejor de las oportunidades, pues el esquema del entrenador de Las Palmas, de un solo delantero, parecía hecho para él.

Pese a todo, Iemmello fue dilapidando todas las oportunidades recibidas, lo mismo daban sus minutos de juego o la insistencia del resto del equipo en generarle opciones de gol. Tampoco es que en el búnker en que el club ha convertido la Ciudad Deportiva destacara por su esfuerzo. “Lo del italiano es para llorar”, insiste un testigo diario del trabajo del equipo.

De momento, las lágrimas anuncian la despedida. Así lo anunció ayer este delantero de trayectoria errante en la televisión calabresa: “Al 99% me voy de Las Palmas”. También lo hacen las sensaciones que desprende entrenando y jugando. Y por supuesto, los números. Solo ha marcado un gol, contra el modesto Varea (Tercera División) y en la Copa del Rey. En liga apenas ha intervenido en 10 partidos que solo registran cuatro titularidades. De goles o asistencias no hay rastro. Pero sí de la idea de Las Palmas de otorgarle su ficha a Rafa Mujica, como adelantó Diario AS.