LEICESTER 2 - CHELSEA 0

Lampard, en la cuerda floja, atiza a sus jugadores: "Hay que correr..."

El técnico del Chelsea vive su peor momento en el banquillo 'blue'. "Hay que cubrir el campo y muchos de nuestros jugadores no lo hicieron", añadió.

Lampard, en la cuerda floja, atiza a sus jugadores: "Hay que correr..."
RUI VIEIRA AFP

Frank Lampard llegó al banquillo del Chelsea en un momento complicado, con una sanción que no permitía fichar de por medio. Superó el examen con una gran utilización de la juventud y este verano pusieron en sus manos un superequipo candidato a todo. Más de 250 millones de euros en fichajes que, tras un prometedor inicio, pierde agua. Y cada vez se le hace más complicado al técnico tapar agujeros. El partido ante el Leicester, nuevo líder provisional de la Premier, fue buena muestra de ello. El 2-0 final deja a los 'blues' cerca de la mitad de la tabla, a nueve puntos de los 'foxes' y no es esa la expectativa con la que amanecía la temporada.

Tras el partido, el técnico, cada día más cuestionado, hubo de afrontar las preguntas de los medios y se pudo palpar la frustración del momento con alguna de sus respuestas. "Soy bueno manejando la presión. Me hizo cargo del equipo sabiendo que habría momentos complicados, no es un club fácil de llevar. Teníamos una sanción para fichar, teníamos jugadores jóvenes y ahora tenemos algunos nuevos. Entiendo la expectación, sin importar si considera que sea o no lo correcto. No estamos en la misma posición que el Chelsea que ganaba títulos. La consistencia, solidez y nivel de experiencia de ganar en la Premier League no es la misma", comenzaba, antes de comenzar un alegato con sus jugadores como telón de fondo.

"No puedo controlarlo (su futuro). No puedo centrarme en eso, si no estaría todo el aquí sentado pensando en ello. En el partido perdimos contra el mejor equipo y tuvimos momentos de relajación. Hay que volver a lo básico. Hay que correr, esprintar y cubrir el campo y muchos jugadores no lo hicieron. Fuimos superamos por el mejor equipo", continuó el excentrocampista. Hay que resaltar que su equipo no tuvo la fortuna de cara, pues, con 1-0 a favor, el VAR les 'arrebató' un penalti y en los últimos minutos anuló un tanto a Werner por un milimétrico fuera de juego.

La relajación, en el punto de mira

Sin embargo, Lampard no quiso escudarse en esas situaciones donde la fortuna les fue esquiva, sino que siguió centrado en su plantilla: "Fueron más verticales y corrieron más. Si te relajas cuando juegas bien, como lo hacíamos hace un mes, este partido te da un golpeazo y eso es lo que ha pasado esta noche".

Y, quizá, para hacer más herida en la llaga, James Maddison, uno de los goleadores de la noche y uno de los futbolistas más destacados del Leicester, acompañó a línea argumental de Lampard tras el choque: "Trabajamos en ello. Miramos al Chelsea, en los córners en corto ellos desconectan un poco, a veces, y sabíamos que eso era algo de los que podíamos aprovecharnos". Y es que el primer tanto, a los cinco minutos, llegó en un saque de esquina en corto cocinado entre Maddison y Albrighton que Ndidi se encargaría de convertir. Muchos detalles que revertir para Lampard si quiere, primero, comenzar a mirar hacia arriba para luchar por la Champions Lague y, segundo, mantener su trabajo como entrenador del Chelsea. No son pocos los candidatos atentos a nuevos pinchazos de los 'blues' preparados para colocar sus libros de tácticas en Stamford Bridge...