Finalizado

ROMA 2 (2) - SPEZIA 2 (4)

Increíble, doble derrota de la Roma: ¡en el campo y por hacer seis cambios!

El Spezia eliminó a los giallorossi de la Copa italiana ganando 4-2, pero el equipo de Fonseca habría perdido de todos modos por infringir el reglamento.

La Roma no levanta cabeza. Tras la humillante derrota en el derbi del pasado viernes, los giallorossi cayeron eliminados en los octavos de la Copa italiana ante el Spezia, que triunfó 4-2 en la prórroga, después de 90 minutos muy intensos. El desastre romanista es doble, porque el mazazo llegará también debido a una alineación indebida, y es la segunda vez de este curso (ya ocurrió en la primera jornada de la Serie A, ante el Verona

Fonseca, tras la tarjeta roja a Mancini y Pau López en la primera parte de la prórroga, hizo dos cambios, sacando del banquillo al portero Fuzato y a Ibáñez, y llegó a sumar seis. El único en decir que algo no cuadraba fue Pellegrini, pero no le hicieron caso. Los directivos romanos interpretaron mal el reglamento: en caso de prórroga, de hecho, sí está permitida otra interrupción para sustituciones, pero solo si durante los 90 minutos no se utilizaron cinco. Increíble.

El partido prometió espectáculo nada más comenzar, con una ocasión para Borja Mayoral y un penalti para los visitantes, debido a una falta de Cristante sobre Maggiore, realizado por Galabinov. El conjunto de Italiano, en el 15', hasta logró el 0-2, gracias a un mal pase de Kumbulla que Saponara aprovechó con un derechazo.

A partir de entonces, los capitalinos vivieron su mejor momento, haciendo méritos para remontar. Pellegrini, antes del descanso, forzó y realizó el penalti del 1-2, y en la segunda parte, tras haber desperdiciado varias ocasiones, una suave vaselina de Mkhitaryan valió el empate.

El error giallorosso, ahí, fue no completar la remontada. La tuvo muy cerca, en el 86', con Borja Mayoral, que volvió a no tener puntería tras un error de Vignali. Se llegó a la prórroga, entonces, que para los de Fonseca fue desastrosa desde sus comienzos. En apenas dos minutos, los romanistas se quedaron con nueve jugadores en el césped: fueron expulsados Mancini, por doble amarilla, y el portero Pau López, que tumbó a Piccoli en una mala salida. Ahí hubo el lío de los cambios, que hizo inútil todo lo que ocurrió después.

La Roma aguantó hasta que pudo, aunque entre cansancio y doble inferioridad numérica, su derrota pareció solo cuestión de tiempo. En el 102' justo Daniele Verde, ex del Valladolid crecido en la cantera giallorossa, realizó con un testarazo el 2-3, y en el 119' otra maravillosa vaselina, esta vez de Saponara, cerró el póker. Un triunfo histórico para el Spezia, que se regala los cuartos de final en el Maradona ante el Nápoles, al que ya batió en la Serie A. La Roma, mientras, vive el momento más negro de los últimos meses.