PREMIER LEAGUE

¿Por qué el Manchester United ha mejorado tanto?

El Manchester United ha sufrido una importante mejoría en Premier League que le ha permitido colocarse líder en solitario del campeonato inglés.

¿Por qué el Manchester United ha mejorado tanto?
Ash Donelon Manchester United via Getty Imag

El Manchester United se ha convertido en uno de los grandes protagonistas de la temporada en la Premier League. El histórico conjunto de Old Trafford es uno de los invitados sorpresas en la pelea por el título de la Premier League tras varios años de travesía sin rumbo aparente que ha preocupado mucho en la zona Red Devil de Manchester.

Su carácter de sorpresa no se basa en su historia. En términos históricos, junto al Liverpool, es uno de los equipos más poderosos de Inglaterra. Sin embargo, desde la salida de Sir Alex Ferguson, han ido encadenando temporadas grises, decepcionantes, cumpliendo objetivos menores traducidos en clasificaciones europeas y con sólo la Europa League en 2017 como máximo logro conseguido. Una dinámica que se ha convertido en costumbre, en rutina para muchos y, ahora, con este buen tramo deportivo vivido y firmado durante los últimos meses en terreno británico, da la sensación de que han dado realmente un paso adelante.

El Manchester United es considerado por muchos un sorprendente candidato al título junto a Liverpool y Manchester City, pero ¿por qué ha sufrido esta metamorfosis? ¿Por qué de nuevo aparece entre los grandes? ¿Por qué transmiten sensaciones positivas y contundentes?

Bruno Fernandes, uno de los mejores fichajes del año.

Hace poco más de un año Bruno Fernandes se convertía en uno de los jugadores más deseados del fútbol europeo y, tras sonar para varias potencias europeas, el poder económico del Manchester United sería el factor más determinante para que se produjera el fichaje. Su rendimiento ha sido extraordinario. Sus cifras deportivas en términos de goles y asistencias son sencillamente sublimes. De hecho, se habla de forma consistente de que la estrella portuguesa puede ser sin duda el gran fichaje del último año en la Premier League y, con permiso de Erling Haaland, del fútbol europeo. Su presencia ha sido vital para dos remontadas épicas del club. Su fichaje en la pasada temporada 2019/20 provocó que el equipo pasara de estar en zona de nadie, con el curso ya prácticamente perdido, sin apenas motivación, a clasificarse finalmente entre los 4 primeros de la tabla para disputar la presente edición de la Champions League. Y, ahora, durante la presente campaña, lo cierto es que su estado de forma ha vuelto a ser casi vital. Tras un inicio irregular, el equipo volvió a caer en una dinámica repleta de dudas, pero una vez que cogió la confianza y el estado de forma óptimos, el equipo ha entrado en una dinámica ascendente que le ha permitido escalar posiciones a pasos agigantados hasta alcanzar la cima, hasta ser incluso líder del campeonato. Si el Manchester United acabara campeón dentro de unos meses sería, sin duda, a un futbolista de la calidad y determinación de Bruno Fernandes.

La confirmación definitiva de McTominay.

Su papel secundario siendo el vínculo entre defensa y ataque quizás le relegue a un segundo plano mediático respecto a otros jugadores como Pogba, Bruno Fernandes o Rashford, pero lo cierto es que tanto los citados anteriomente como Solskjaer son conocedores de la enorme relevancia e importancia que tiene McTominay en el esquema del equipo. Siendo canterano, fue Mourinho quien empezó a darle minutos en el primer equipo. Un trabajo silencioso, meritorio, que le ha permitido escalar posiciones en la plantilla, le ha permitido ganar galones de respeto absoluto y que incluso ha provocado que un futbolista como Nemanja Matic haya pasado a ser suplente. El liderazgo del centrocampista escocés con tan sólo 24 años es una realidad. Su rendimiento en términos defensivos es abrumador, siendo el complemento perfecto a la hora de defender y, a su vez, a la hora de la creación. Sin embargo, se ha erigido como una interesante opción goleadora llegando desde segunda línea. Sin lugar a dudas, uno de los futbolistas más completos del primer equipo que ya es una interesantísima realidad en el seno del club de Manchester.

El De Gea más regular.

David De Gea ha sido una de las piezas más cuestionadas de los últimos años. Su rendimiento y su elevadísimo contrato han provocado que cada uno de sus gestos hayan sido analizados al milímetro y en esa batalla, evidentemente, ha salido perdedor en multitud de casos. Sin embargo, pese a todo, ha seguido teniendo la confianza de sus entrenadores, ha seguido siendo elegido entre los mejores de las temporadas y, ahora, parece haber conseguido una estabilidad que convierten sus actuaciones en aportaciones positivas para el rendimiento del equipo. De Gea está viviendo uno de los mejores momentos de los últimos años y eso, en términos defensivos, es una noticia que ha llegado como agua de mayo en el seno del club inglés. Se le seguirá estudiando y analizando de cerca, pero cada vez existen menos argumentos para que se convierta en algo negativo para los suyos.

El liderazgo de Marcus Rashford.

Ya lo hizo el curso pasado, pero lo mantiene. Tras la salida de Lukaku, adquirió los galones que se le precisaban. Pese a su juventud, es un líder dentro y fuera de los terrenos de juego. Un ejemplo a seguir para los más jóvenes en términos futbolísticos como sociales. Rashford se ha convertido en una de las celebridades del año en Reino Unido por su labor social para ayudar a niños desfavorecidos que se han visto implicados en las consecuencias económicas, familiares y sociales de la pandemia de la COVID-19. Todo ello complementado con un rendimiento que ha seguido siendo positivo para los intereses deportivos de los de Old Trafford. Uno de los grandes referentes del fútbol inglés con argumentos rotundos. Pieza clave, sin lugar a dudas, para Solskjær en el ataque.

El mejor visitante y mejoría en Old Trafford.

El Manchester United ha vuelto de forma rotunda a la zona alta de la Premier League y, analizando sus cifras, no parece fruto de la casualidad. Los Red Devils son el mejor visitante liguero de la competición (22 puntos de 24 posibles. RETOCAR con Anfield) y sus partidos como local, pese a que siguen sin ser perfectos (14 puntos de 27 posibles), sí han sufrido una mejoría notable que les permite plantar cara y ser competitivos. Durante estos últimos años de travesía por el desierto, sin rumbo aparente, sin filosofía de juego clara, los encuentros del Manchester United parecían caricaturas del equipo que fue y era incapaz de ser. Multitud de empates en casa, de tropiezos ante equipos teóricamente inferiores, habían convertido el camino del equipo en un mar de dudas cada vez más grande que aspiraba a ser océano. Ahora, con este cambio de dinámica, las cifras han mejorado tanto en casa como de visitantes y eso, evidentemente, tiene consecuencias más que positivas que permiten soñar con un nuevo título liguero. Un trofeo, la Premier League, que no ganan desde el año 2013.