INGLATERRA

Thiago Silva regaló su camiseta y se ha metido en un lío

El defensa del Chelsea le entregó su elástica en un gesto ingenuo a un trabajador de Craven Cottage al terminar el partido y con ello rompió los protocolos anti COVID.

0
Thiago Silva regaló su camiseta a un operario y se metió en un lío.
JOHN WALTON Pool via REUTERS

Fue un gesto ingenuo, pero Thiago Silva se saltó el protocolo contra el COVID en el peor momento. Los números de contagios en el fútbol inglés han crecido últimamente, se han suspendido partidos y la Premier ha advertido a sus futbolistas. Se han dado casos de violación descarada de los protocolos y en esto, al final, pueden pagar justos por pecadores. Le puede pasar al central brasileño del Chelsea, quien al terminar el partido contra el Fulham, atendió la petición de un obrero de Craven Cottage. El operario trabajaba en las tareas de reconstrucción de la grada de Riverside, según desvela el Daily Mail. El rotativo inglés aporta las imágenes y señala la ironía. A Silva un gesto deportivo le puede costar una dura sanción, ya que la propia Premier había puesto en liza esta semana nuevas medidas en su protocolo de los partidos para evitar más contactos y, sobre todo, más contagios en sus filas.

Entre ellos estaba el de no intercambiar camisetas entre los jugadores o regalarlas. Se da la circunstancia de que esta temporada el Fulham, el club, ha sido una de las entidades más afectadas por los contagios. La Premier está obsesionada con evitar el contacto innecesario pidiendo evitar estrechar las manos, chocarlas e incluso los abrazos. Esas indicaciones, sobre todo a la hora de celebrar los goles, no han sido seguidas por la mayoría de los equipos este fin de semana. Únicamente se ha visto al Leicester y a Maddison durante el partido contra el Southampton intentar mantener el distanciamiento a la hora de festejar un tanto.

La Premier facilitó a los clubes el nuevo protocolo con recomendaciones y obligaciones. Thiago Silva se ha saltado una de ellas y ahora se preguntan qué va a pasar en un momento en el que la Premier está cansada de que sus futbolistas sean protagonistas de situaciones extradeportivas en las que de forma descarada se saltan las medidas. No es el caso del brasileño del Chelsea, ya que más bien parece un acto ingenuo en comparación con otros que se presentaron en fiestas no respetando las medidas.