ELCHE

El Elche busca un central, un medio, un punta y dos laterales

La entidad que dirige Bragarnik debe acelerar con las salidas de Koné, Lucumí y Dani Calvo; Luismi Sánchez también puede salir.

El Elche busca un central, un medio, un punta y dos laterales
FITO GONZALEZ DIARIO AS

La dirección deportiva del Elche está obligada a acelerar en el mercado de invierno para encontrar los fichajes que necesita el equipo. El objetivo de la salvación se ha complicado, tras once jornadas sin conocer la victoria, y tanto el calendario como las numerosas bajas del equipo obligan a una reacción inmediata, dentro y fuera del terreno de juego. Ante el Real Valladolid, el Elche no podrá contar con los lesionados Diego González, Fidel Chaves, Tete Morente y Lucas Boyé, ni con el sancionado Iván Marcone. Además, Josan y Guido Carrillo también están tocados.

La entidad que dirige Christian Bragarnik ha puesto el punto de mira en el fichaje de un lateral izquierdo, un defensa central, un lateral derecho, un mediocentro ofensivo y un delantero. En total son cinco posiciones a reforzar y para cumplir con el guion previsto se tendrán que dar varias bajas. A Koné ya se le ha comunicado que no entra en los planes y el Olympique de Lyon debe buscarle otro destino. Dani Calvo está en la rampa de salida, al igual que el colombiano Jeison Lucumí. Luismi Sánchez tampoco está teniendo demasiadas oportunidades, aunque el martes que viene, precisamente ante su exequipo, podría tener opciones de jugar en su puesto ante el Real Valladolid debido a la baja por sanción de Iván Marcone. Podría ser su última oportunidad de reivindicarse en el Elche. La otra alternativa es Nuke Mfulu.

A medida que se vayan acercando operaciones, el cuerpo técnico irá hablando con cada jugador de su situación. Por el momento, sólo hay una ficha libre. El club cuenta con margen disponible para fichar, aunque algo más reducido después del ajuste presupuestario realizado por LaLiga tras no haberse cumplido con los ingresos procedentes de la venta de abonos y entradas. Los encuentros siguen siendo a puerta cerrada y así lo seguirán siendo hasta final de curso salvo un cambio radical de la evolución de la pandemia, que en estos momentos protagoniza el peor momento de los últimos diez meses.