ITALIA

"Cada vez que Eriksen es suplente es un desperdicio de talento"

El seleccionador danés, Kasper Hjulmand, carga contra Antonio Conte por la manera de gestionar el tiempo de juego del centrocampista.

"Cada vez que Eriksen es suplente es un desperdicio de talento"
ALBERTO LINGRIA REUTERS

Christian Eriksen se ha convertido de una ilusión en un problema para el Inter de Milán en menos de un año. El danés llegó el 28 de enero de 2020 a Milán y fue presentado en la Scala por todo lo alto. Cuando no se cumple ni un año ya hay declaraciones cruzadas y la intención tanto de jugador como del club de romper la relación que les une.

Con Paris Saint-Germain, Tottenham y hasta Ajax detrás, el danés trata de encontrar una salida después de no encajar en el equipo de Antonio Conte, que ya no cuenta con él y con el que el trato es cada vez menos cordial.

El último en sumarse a este 'Caso Eriksen' ha sido Kasper Hjulmand, seleccionador danés, que defendió a su estrella desde el diario 'EkstraBladet'. "Ha jugado muy poco en 2020. Que esté tanto en el banquillo es un desperdicio de calidad. Espero y creo que puede jugar más este año", afirma el seleccionador.

Un posible cambio de destino también fue uno de los temas que tocó pero no aseguró que fuera a salir. "Creo que tomará las decisiones correctas para su carrera en los clubes como en la selección. Ahora no me inquieta pero, cuanto más tiempo pasa, es más preocupante para ver si es capaz de encontrar su mejor ritmo de nuevo", sentenció.

Ostracismo en el Inter, brillo en la selección

En lo que va de temporada, Eriksen no cuenta apenas para Conte pero demuestra que fútbol tiene de sobra cada vez que viaja con su selección.

Con los neroazzuri suma apenas 393 minutos divididos en 13 encuentros entre Serie A y Champions League sin aportar ni un gol ni una asistencia. Este rendimiento no le ha costado el puesto en la selección, donde ha brillado en los últimos parones internacionales. En octubre, marcó ante Islandia y ante Inglaterra, consiguiendo el gol de la victoria para Dinamarca en Wembley. En noviembre, los islandeses se comieron un doblete cortesía del centrocampista de Middelfart (2-1) pero no fue capaz de ayudar a conseguir la victoria ante Bélgica, donde su selección cayó por 4-2. A falta de nuevo club, la selección aparece como un oasis para el centrocampista danés cuya breve aventura en Milán está llegando a su fin.