FÚTBOL FEMENINO

Real Madrid femenino: tres meses de Liga en tres claves

El equipo blanco culmina 2020 en la segunda plaza (el Barça es líder y el Atleti, tercero) tras un inicio liguero en el que ha dejado tres aspectos a destacar.

Real Madrid femenino: tres meses de Liga en tres claves

Parece que fue ayer cuando el Real Madrid femenino afrontó su primer partido en la Primera Iberdrola. Una cita cuya importancia se multiplicó a causa del rival de aquel día, el Barça. No salieron las blancas (0-4) bien paradas de aquella primera puesta en escena, tras un verano sin apenas apariciones públicas ni amistosos. Era un equipo totalmente desconocido en su conjunto. No tanto en sus jugadoras, entre las que había y hay estrellas de los últimos años en la Liga española y en el panorama europeo.

De aquel debut ya han pasado casi tres meses. Tres meses en los que el Real Madrid ha mostrado una imagen muy diferente de lo que conocíamos en el Tacon. De un equipo a otro se ha notado un salto de calidad, de nivel. Un conjunto que sobre el verde muestra más seguridad y entereza. Aunque también ha dejado algunos peros.

Potencial goleador y Asllani como referente en el ataque

La pegada es uno de los factores en los que más ha destacado el equipo de David Aznar. Su poderío en ataque les deja como el segundo equipo más goleador (31) de la Primera Iberdrola, sólo por detrás del Barça (57). Un hecho respaldado en parte por la explosión de Asllani como nueve de referencia. La sueca, con nueve dianas, tres de penalti, es la pichichi en el cuadro blanco y pelea por ser la máxima artillera de la Liga con Esther (11) y Ludmila (10).

Pero, el peso del gol no recae sólo sobre la atacante sueca. El Real Madrid ha presentado hasta doce goleadoras diferentes. Desde Marta Cardona, que es un puñal por el costado diestro, y sus cuatro dianas en este inicio liguero, a Sofía Jakobsson, que suma las mismas dianas que la futbolista de Zaragoza, pasando por Olga Carmona (3), Lorena Navarro (2), Aurelie Kaci (2), Ariadna Arias (1), Chioma Ubogagu (1), Jéssica Martínez (1), Maite Oroz (1), Teresa Abelleira (1) y Thaisa Moreno (1).

Un bloque que ha encajado a la perfección

Las piezas han encajado bien en el nuevo Real Madrid femenino. El equipo carbura y lo hace en la combinación perfecta de veteranía y juventud en cada una de sus líneas. En la portería está Misa, una portera que se ha destapado como gran promesa nacional. Le acompañan en la línea defensiva futbolistas muy experimentadas como Ivana Andrés, Kenti Robles, Corredera o Peter. El centro del campo es Maite Oroz. La joven navarra es el gran motor del equipo blanco, desde donde se alza como una de las futbolistas españolas con mayor proyección. 

La de Huarte tiene como compañeras en la medular a la perla gallega, Teresa Abelleira, o Kaci, que viene de ganar Ligas e incluso cuatro Champions. Tampoco pierde nivel la delantera, con jugadoras de renombre mundial como las suecas Asllani y Jakobsson y jóvenes estrellas nacionales como Marta Cardona u Olga Carmona, que puede actuar como extremo o lateral-carrilera.

Asllani y Tounkara, de Real Madrid y Atleti.

Todas ellas se entienden a la perfección en un equipo compacto y con gran cohesión. Una razón que ayuda a esto último es que muchas futbolistas coinciden en su Selección. En la Selección española juegan juntas varias como Cardona, Maite Oroz, Ivana o Corredera, entre otras. Y, Asllani y Jakobsson lideran el ataque de la Selección de Suecia.

Debilidad en las grandes citas de Liga

El gran pero de este inicio liguero, y también uno de los aspectos que han determinado que el equipo no vaya líder en Liga, han sido sus derrotas frente a rivales directos por la zona noble como Barça, Atlético y Granadilla, primero, tercero y cuarto de la tabla, respectivamente. Perder ante estos tres equipos ha evitado que el cuadro blanco de un golpe sobre la mesa en la máxima categoría española. 

Además del valor de los puntos en juego, teniendo en cuenta que pueden ser determinantes en la resolución de los primeros puestos a final de temporada, perder contra Barça y Atlético supone también un golpe moral para el equipo y la afición madridista. Por ahora, estas derrotas no han impedido que el Real Madrid esté en zona europea, pero las blancas no podrán relajarse en una Liga que ha subido de nivel en esta temporada.