INTERNACIONAL

Tuchel: otra vez por la puerta de atrás

El entrenador alemán acostumbra a lograr buenos resultados, pero no consigue salir de sus equipos de la mejor de la maneras. La del PSG no ha sido su único adiós polémico.

Thomas Tuchel.
Shaun Botterill Getty Images

Thomas Tuchel pertenece a la élite europea de los entrenadores, vaya eso por delante. Sus resultados en el Mainz le llevaron al Borussia Dortmund y su labor en el Signal Iduna Park le hicieron capitanear una de las naves más turbulentas del momento, la del PSG. Con los primeros, ahora penúltimos en la Bundesliga, alcanzó la Europa League; con el conjunto borusser logró una Pokal (2017) y un promedio de puntos (2.09) superior al de Jürgen Klopp (1.91); mientras que con los parisinos, hasta su despido, lo ganó todo a nivel nacional y logró llegar a la pasada final de Champions League ante el Bayern. Sin embargo, si los éxitos a nivel deportivo son denominador común, su adiós a los tres conjuntos ha estado marcado por la polémica y las desavenencias con la directiva.

Su estancia en París ha estado marcada por su carácter funambulista. Las dudas acerca del juego del equipo han sido una constante, pero los resultados deportivos han sido su mayor aval. Hasta que esta temporada Leonardo apretó el gatillo en nochebuena, aunque no se haya hecho oficial hasta días después. Sorprende, no obstante, que el despido llegase tras ganar 4-0 al Estrasburgo y haber logrado sobrevivir en Champions, a pesar de haber tenido pie y medio en la Europa League durante gran parte de la fase grupos. Siempre que el partido definitivo aparecía, Tuchel lograba salvar el cuello y parece que la causante del despido ha sido una entrevista que colmó el vaso de la paciencia del director deportivo brasileño. La guerra Tuchel-Leonardo ha protagonizado la actualidad parisina casi tanto como el deseo del Real Madrid por hacerse con Mbappé y, finalmente, el deseo del directivo ha prevalecido.

Mainz y Dortmund, salidas abruptas

Como bien recuerda el diario Bild, las marchas de Tuchel de sus anteriores equipos no estuvieron exentas de polémica. En el Mainz fue él mismo el que tomó la decisión de salir del club en la temporada 2013-14, con el equipo habiendo logrado la séptima plaza liguera y asentado como un equipo aspirante a la parte noble de la Bundesliga. Christian Heidel, director deportivo de la entidad, se mostró sorprendido por la decisión, puesto que todavía le quedaba un año de contrato en el momento de comunicar lo decidido.

Después de un año sin entrenar, el de Krumbach se uniría al Borussia Dortmund, no sin antes soportar la ironía de sus ex. Como apunta Bild, en el cuadro borusser se ganó el beneplácito de la crítica, pero no así de Hans-Joachim Watzke, director deportivo del club. A pesar de ganar la Copa, rompiendo una sequía de cinco años sin títulos, el Dortmund despediría a su entrenador y le indemnizaría con 2.9 millones de euros por ello. Las razones publicadas desde Alemania fueron la mala relación entre Watzke y Tuchel, la cual vivió su momento culmen tras el atentado con bomba sufrido por los alemanes en cuartos de final de la Champions de 2017. El manejo público de la situación enfrentó definitivamente a ambos y los resultados deportivos lograron calmar las aguas. Situación similar a la vivida con Leonardo, por otra parte. El equipo que se haga con Thomas Tuchel fichará resultados, pero puede que también polémica.