CELTA

Coudet quiere un tanque

El Chacho desea contar en la plantilla con un ariete que aporte juego aéreo. El canterano Lautaro no acaba de gozar de su confianza ni estando lesionado Mina.

El entrenador argentino Eduardo Coudet se lamenta durante el partido entre el Celta y el Alavés.
Lalo R. Villar DIARIO AS

El primer fichaje del Celta en la era Coudet será un delantero centro o eso es lo que espera el técnico argentino. El Chacho ha aprovechado sus últimas ruedas de prensa para reclamar la contratación de un ‘9 tanque’ que potencie el juego aéreo del equipo. La opción de utilizar al canterano Lautaro de León no le acaba de convencer.

El ariete del filial está entrando en las convocatorias e incluso marcó en la Copa del Rey contra el Llanera, pero Coudet no le ha dado ningún minuto en los dos partidos de LaLiga que Santi Mina se ha perdido por lesión. Frente al Alavés situó a Brais Méndez, que anotó dos goles, como acompañante de Iago Aspas en la delantera y contra el Getafe empleó hasta a cuatro jugadores diferentes al lado del moañés. Empezó Miguel Baeza, después probó con Nolito, también con Brais y en el tramo final apostó por Emre Mor.

Ninguno de los experimentos realizados en el Coliseum agradó a Coudet, que a la conclusión del encuentro envió un mensaje dirigido a los responsables de A Sede: “Nos adaptamos al partido, sin tener las mejores características para un juego de este tipo y también sintiendo la necesidad de un delantero de retención, que es lo que te da en este tipo de campos el poder tener una segunda pelota para empezar a jugar”.

Límite salarial

La petición del entrenador no puede ser más explícita. Quiere un ariete de corte clásico para apuntalar una plantilla que tiene como único delantero centro a Mina. La pelota está ahora en el tejado del presidente Carlos Mouriño, que en la junta de accionistas de la semana pasada afirmó que el Celta llega al mercado invernal con escaso margen de maniobra debido a su límite salarial.

El máximo accionista de la entidad olívica incluso indicó que “a día de hoy no podemos hacer ningún fichaje en el futuro” en el caso de que no haya salidas. La intención del club es desprenderse de los centrales Jorge Sáenz y David Costas y, de no conseguirlo, su plan B para reforzarse en enero pasaría por recibir luz verde de LaLiga para “que nos deje meter algunas partidas de ingresos extra”, señaló Mouriño.

Desde la venta de Maxi Gómez al Valencia en el verano de 2019, el Celta no ha logrado cubrir el vacío que dejó en la delantera la marcha del uruguayo. Su compatriota Toro Fernández no funcionó como recambio y en el mercado de enero de la pasada campaña aterrizó en Vigo el ruso Fedor Smolov en calidad de cedido. Durante el verano Óscar García pidió un ‘9’ y a última hora estuvo a punto de llegar a préstamo el bético Loren Morón.

Tras frustrarse esa operación, el club sondeó a experimentados arietes que se encuentran sin equipo, uno de ellos el croata Mario Mandzukic. La búsqueda de Felipe Miñambres continúa y tiene como límite temporal el próximo 1 de febrero.