REAL MADRID

Militao se queda atrás

El brasileño no juega desde octubre y no ha tenido ni un minuto desde que superó el coronavirus. El ascenso de Lucas y Nacho le cierra puertas.

Militao, durante un partido del Real Madrid.
JESUS ALVAREZ ORIHUELA

Mientras el Real Madrid gana velocidad de crucero, Militao se queda atrás. El central brasileño, el defensor más caro de la historia del club blanco (50 millones de euros desde el Oporto en el verano de 2019) apenas acumula 224 minutos este curso y no juega desde finales de octubre. Concretamente, desde la visita del Huesca a Valdebebas, el 31 de octubre, cuando fue titular y disputó los 90 minutos junto a Ramos en el centro de la zaga.

Días después recibió la noticia de que se había contagiado de coronavirus, lo que le apartó de la dinámica del equipo en cuatro choques. Desde el 28 de noviembre, con la visita del Alavés a Madrid, regresó a las convocatorias, pero eso ha sido todo. Zidane no le ha dado ni un minuto desde que supero la COVID-19, lleva seis encuentros seguidos convocado, pero sin pisar el césped. Y lo pero para él es que, cuando ha jugado, al Madrid no le ha ido demasiado bien: fue titular tanto en la debacle en casa ante el Shakhtar (2-3) como en el asalto del Cádiz a Valdebebas (0-1).

Una situación atípica para el que, según el propio Zidane, es el "tercer central" de la plantilla. Así lo catalogó el entrenador blanco el curso pasado, mandando automáticamente a Nacho al cuarto lugar. Zidane probablemente respondía a la apuesta del club, que había desembolsado 50 millones meses antes para reforzar la defensa, con un jugador capaz de desenvolverse tanto en el centro de la zaga como en el lateral derecho. Sin embargo, su primer curso dejó mucho que desear: 1.469 minutos y muchas dudas, aunque un gran partido en San Mamés para dar esperanzas.

Nacho solapa a Militao

Pero este curso la cuesta se ha empinado mucho más para Militao, que ve cómo el ascenso de Lucas Vázquez y de Nacho le cierra muchas puertas. En ausencia de Militao y con Ramos también pasando problemas físicos, Nacho tuvo que participar forzosamente en varios encuentros y dejó una impresión estupenda. Sobre todo, en la visita a San Siro (0-2 ante el Inter) y al Sánchez Pizjuán (0-1 al Sevilla); aunque también formó parte del once en las derrotas ante Alavés (1-2) y Shakhtar (2-0).

Zidane ha frenado en seco las rotaciones en busca de afianzar a su once de gala para estabilizar los resultados, algo que ha conseguido claramente; está por ver qué pasaría si Ramos o Varane caen lesionados ahora, pero todo apunta a que Nacho contaría con cierta ventaja a la hora de entrar en el equipo inicial. Un freno importante para un Militao que cuenta con muy pocas opciones de desenvolverse en el lateral derecho.

Y es controvertido, pues llegó al Madrid con vitola de central polivalente y después de jugar gran parte del curso 2018-19 con el Oporto como lateral derecho para que Pepe pudiese entrar en el centro de la zaga. Sin embargo, Zidane apenas ha tirado de Militao como carrilero y cuando lo ha hecho, el resultado fue pésimo, como en la visita al Villamarín de la 2019-20 (derrota por 2-1). Y a todo ello se une un nuevo candidato en el puesto: Lucas Vázquez.

Lucas se hace con el carril

El Clásico del Camp Nou (triunfo por 1-3 para el Madrid) resolvió bastantes enigmas en este sentido. Ante las bajas de Carvajal y de Odriozola, Zidane eligió a Nacho por delante de Militao para el puesto. Y cuando se lesionó el canterano, al borde del descanso, el marsellés tiró de Lucas para el puesto, pese a ser un extremo nato, aunque con estupendas aptitudes defensivas. El resultado fue excelente, brillando el gallego atrás y arriba, lo que le llevó a repetir en varias ocasiones, en partidos de peso específico: las visitas de Inter y Borussia a Valdebebas, el partido ante el Sevilla en Nervión...

Su momento es tan ineludible que Lucas ya se ha quedado con el puesto también en el ataque, donde formó ante Atleti y Athletic. A día de hoy, la primera opción blanca en el lateral derecho es Carvajal y ya surgen dudas para ver si la segunda sería Lucas u Odriozola, en el que Zidane no cree demasiado. Luego entraría en juego Nacho y Militao aparece como quinta opción. Por ahí no parece que vaya a encontrar su camino el brasileño, y en los dos puestos centrales de la defensa cada vez se le reducen más las oportunidades.