NICKLAS BENDTNER

"Llamé gilipollas a Wenger para que me vendiese, pero no funcionó"

El técnico francés, sin embargo, no dobló la rodilla, tal y como cuenta el propio delantero en una entrevista para la revista FourFourTwo.

0
Arsene Wenger y Nicklas Bendtner, durante un entrenamiento del Arsenal.
IAN KINGTON AFP

En el verano de 2013, Nicklas Bendtner lo intentó todo para salir del Arsenal. Las conversaciones amistosas siguieron a reuniones tensas, y, finalmente, a que el danés insultase a Arsene Wenger para ver si podía provocarle lo suficiente como para que éste se hartase y decidiese acceder a su salida. El técnico francés, sin embargo, no dobló la rodilla, tal y como cuenta el propio delantero en una entrevista para la revista FourFourTwo.

“Nos respetábamos el uno al otro, tuvimos reuniones muy provechosas y ambos éramos muy honestos el uno con el otro. Pero recuerdo que en aquel momento yo quería irme del Arsenal y el Crystal Palace se había decidido a hacer una buena oferta por mí. El acuerdo no salió adelante porque el club no consiguió encontrarme un sustituto”, recuerda ahora Bendtner.

El jugador, que llegó a marcar 47 goles y repartir 22 asistencias durante sus 171 partidos en el Arsenal, se retiró el pasado agosto, pero todavía recuerda la frustración que sintió entonces. “Wenger me llamó y me dijo: ‘Lo siento, no te puedes ir’. Eso para mí fue una decepción inmensa, llevaba toda la semana esperando que me dijeran que podía irme. Le dije que era un gilipollas y un imbécil para que tuviese que venderme, pero no funcionó”, explica. “Esto me enseñó mucho acerca de su carácter, pues más tarde me explicó que el hecho de que yo me quedase era lo mejor para el club. Era difícil discutírselo. Ésa fue la única ocasión en que tuvimos una discusión verdaderamente acalorada… ¡en el resto él era el único que me gritaba a mí!”.