INGLATERRA

¿Ha entrado James en recesión?

Tras un fulgurante inicio, el colombiano hubo de afrontar las primeras críticas, de la mano del bajón de resultados del Everton. La pregunta es, ¿las merece?

James Rodríguez, en un partido con el Everton.
OLI SCARFF Pool via REUTERS

James Rodríguez se personaba al lado de la definición 'caer de pie' y daba una nueva dimensión a su significado. El Everton de Carlo Ancelotti comenzaba la temporada imparable. Si Calvert-Lewin era el cohete (11 goles en 11 partidos), James Rodríguez hacía las veces de lanzadera. Los Toffees llegaron a la sexta jornada en órbita, líderes, con cuatro victorias y un solo empate, en el derbi de Liverpool (2-2), y los números del colombiano le colocaron el cartel de jugador del momento.

Tres goles y tres asistencias (cuatro, si contamos la repartida ante el West Ham en la Carabao) en esas cinco (seis si contamos la competición copera) primeras jornadas. Además de una sensación de renacimiento que hizo olvidar su sombría etapa final en el Real Madrid. A partir de ahí, cinco encuentro más en la Premier. Cero goles, cero asistencias y 4 puntos de 15 posibles. Resultados (junto a la derrota ante el Newcastle sin James) que han dejado a los de Merseyside en novena posición, a siete puntos de un liderato que hace poco era suyo.

Primeras críticas

Esa desaparición numérica, acompañada del bajón clasificatorio, le ha valido al de Cúcuta sus primeras críticas desde su aterrizaje en el John Lennon Airport. "Creo que se ha enfriado. A lo mejor no sabía el frío que puede llegar a hacer en Inglaterra. No está alcanzando el nivel de los primeros partidos, creo que se está descubriendo realmente de lo que es capaz James", decía Gabby Agbonlahor, leyenda del Aston Villa y ahora colaborador en TalkSport. Pero, ¿tiene razones el exdelantero para lanzar esa afirmación? Desde The Athletic rompen una lanza en favor del ex del Real Madrid.

"James Rodríguez debería ser la menos de las preocupaciones de Ancelotti" titulan Patrick Boyland y Tom Worville su análisis al ¿bajón? de rendimiento del colombiano. En él, destacan que el vacío estadístico de los últimos cinco partidos no responde exactamente a una recesión. En el último partido contra el Burnley, en el cual no pudieron pasar del empate en Turf Moor (1-1), James dio muestras de su visión de juego y temple cuando dejó a Gylfi Sigurdsson delante de Nick Pope con un sutil toque con el exterior de su bota izquierda. Mérito del portero y demérito del atacante, la jugada no acabó en gol por un pie salvador de internacional inglés.

La semana anterior, en la derrota en Goodison Park (0-1) contra el Leeds de Bielsa, el cucuteño pinchó un balón llovido de Richarlison y marcó un gol fantástico que un milimétrico fuera de juego impidió. El guardameta visitante frustró un libre directo de James poco después, en tanto que el propio Richarlison vio cómo le anulaban un tanto tras un córner botado por el '19'. En sendos partidos, su aportación fue importante, pero por unas u otras razones, su nombre no apareció en la hoja estadística final.

Participación real

Y es que la participación de James en el juego de su equipo no ha bajado con el paso de los partidos. Carletto sabe que su sitio es la mediapunta y, aunque en el dibujo suela aparece en banda derecha, es la parte frontal del área la que gusta de transitar nuestro protagonista. "Su posición es la de un número '10', al frente, no importa si juega un poco escorado a la derecha", explica su técnico y gran valedor. Los 3.1 intentos de regate por cada 90 minutos están lejos de lo que un extremo puede promediar, pero, como decimos, ni James es extremo, ni Ancelotti quiere que lo sea.

James Rodríguez celebrando su segundo tanto contra el Brighton el pasado mes de octubre.

James siempre trata de lanzar los ataques de su equipo, como bien desgrana The Athletic, y es sexto jugador de la Premier que más pases promedia en el último tercio del campo a campo abierto (6.5 por cada 90 minutos). Además, lanza seis pases largos por partido, gran parte de ellos cambios de juego a la espalda de la defensa. Jugada, esta última, de la que se aprovecha un Richarlison que es maestro al espacio con su potencia y velocidad. El brasileño, sin ir más lejos, es un jugador que se ve beneficiado por el juego del colombiano, pues sus desmarques ahora tienen lanzador que los potencie.

El rey del 'pase antes del pase'

Pero si hay una estadística que muestra la importancia en el juego ofensivo del Everton del cafetero, esa es la que recoge el portal 'Five Yards', en la cual James es el mejor jugador en 'segundas asistencias' de las cinco grandes ligas. El concepto se explica solo, el pase que precede a un pase de gol. Así, a fecha de 2 de diciembre, además de las tres asistencias ligueras propias, suma otras cuatro en esta novedosa estadística, dato que le coloca por delante de hombres Neymar (PSG), Ndombélé (Tottenham) o Gnabry (Bayern), sus más inmediatos perseguidores.

La muestra más clara es la victoria ante el Fulham (2-3), la única desde la gran racha inicial. En ese partido, el segundo y tercer gol que completaban el hat-trick de Calvert-Lewin llegaron tras asistencia desde la banda de Lucas Digne. Pero, ¿quién le facilitó las jugadas al francés? James. El fútbol no es matemática, eso es una evidencia. Pero si nos agarramos a las estadísticas para encumbrar o enterrar futbolistas, también habríamos de asirnos a ellas. De otra forma, solamente estaríamos echando un vistazo a la cubierta y, normalmente, lo más interesante del libro está en el interior.