TOTTENHAM

Son revienta la estadística

Los datos avanzados revelan que la temporada del surcoreano es sobresaliente. Debería llevar solo cuatro goles, pero suma diez en la Premier. Brilla en el gran Tottenham de Mou.

0
Son revienta la estadística
GLYN KIRK Pool via REUTERS

Heung-Min Son, ya una realidad, se ha destapado esta temporada como uno de los mejores futbolistas de todo el continente. A día de hoy, el Tottenham de José Mourinho vuela en la Premier League gracias al rendimiento del surcoreano y su especial conexión con Harry Kane. El atacante, además, no es esa clase de futbolistas que se dedican a resolver. Él crea, innova y después ejecuta. Ya suma diez tantos en la Premier League, a uno del pichichi Calvert-Lewin. Es más, la estadística avanzada dice, nada más y nada menos, que es el goleador más meritorio de todo el continente a estas alturas de la temporada.

El portal Understat mide, a través de la estadística avanzada, innumerables circunstancias del juego. Hasta el punto de valorar numéricamente la calidad de las ocasiones en función de su distancia a la portada, la cercanía de los defensores, el perfil del futbolista o con qué zona del pie golpea la pelota. Un sistema de medición, sin duda, certero a la hora de sacar conclusiones sobre el rendimiento de los futbolistas. Y el de Son es sensacional. Siempre según esta medición, la estrella del Tottenham debería sumar solo 3.88 goles en la Premier League (ha convertido 6.12 más). Es decir, la calidad de las oportunidades generadas por el surcoreano se transformarían en cualquier futbolista convencional en algo menos de cuatro goles. Él, sin embargo, ha sido capaz de festejar en diez ocasiones en el campeonato doméstico. Un dato demoledor.

Por ejemplo, en los cuatro goles que le metió al Southampton en la Premier League el pasado mes de septiembre, solo debería haber marcado 1.35. En lenguaje más cercano, Son se saca los goles de la nada. Promedia cerca de un tanto por partido, cuando solo crea 0.38 asistencias por 90 minutos. Además, es otra señal de que está jugando la mejor temporada de su carrera deportiva. La pasada campaña hizo once tantos en todo el año, uno más de lo que firma ya cuando ni siquiera se ha cumplido un tercio de la 2020-21. Es más, en la Premier está a solo cuatro dianas de batir sus registros estadísticos, que datan de la 2016-17. Lejos de preocuparte por sus números, su fútbol se está traduciendo en resultados. El Tottenham partía con el objetivo de entrar en Champions y pelear lo máximo posible el trofeo y, ahora mismo, lidera la clasificación tras once jornadas disputadas.

Haaland, Lewandowski... Nadie se le acerca

Un conflicto común a la hora de exponer estadística avanzada es la pérdida de referencias para con otros futbolistas. Por ejemplo Haaland y Lewandowski son goleadores consagrados, que tienen una idea preconcebida de que pueden hacer gol de cualquier balón que les llegue, independientemente de la dificultad del mismo. Así es, y parte de su éxito a nivel mundial es la capacidad que tienen de generar multitud de ocasiones cada partido. Pero, en este supuesto, juegan en otra Liga diferente a la de Heung-Min Son. El polaco debería llevar 8.5 tantos en Bundesliga y ya suma 12. El noruego pasa de 10 convertidos a 7.02 generados. Sus números son brillantes, por supuesto, pero todavía lejos de la habilidad mostrada por el pupilo de José Mourinho.

En España, el pichichi Mikel Oyarzabal ha prácticamente merecido los siete goles que ha marcado. Solo supera la estadística por 0.89 tantos. El mejor en efectividad insospechada es Cristian Tello, autor de cuatro dianas mereciendo solo 1.64. El máximo artillero inglés, Calvert-Lewin, debería haber festejado 8.82. Su acierto le hizo celebrar once con sus compañeros. Mbappé, por su parte, genera mucho y, en consecuencia, baja su ratio de eficacia. Las estadísticas revelan que debería haber marcado 8.64 goles en la Liga Francesa. La realidad marca un registro de diez. Cristiano e Ibrahimovic también suman datos fantásticos, pero que ni se asoman a los de Heung-Min Son. El portugués transforma ocho cuando no debería llegar a seis. El sueco diez, cuando no alcanzaría los ocho si el fútbol se rigiera únicamente por datos.

Una renovación ya en marcha

Son acaba contrato en 2023, algo que no debería preocupar a ninguna de las partes implicadas. Aun así, la prensa inglesa apunta ya a que Tottenham y jugador ya negocian las condiciones para amarrar más tiempo a su talento y formar junto a Harry Kane una pareja letal orquestada desde el banquillo por Mourinho. Además, a su llegada a Londres, el surcoreano no contaba con el cartel de futura estrella mundial y su sueldo está un peldaño por debajo de su rendimiento deportivo. El acuerdo no será inmediato, pero no parece que se vaya a complicar. Incluso los rumores apuntaban a que estaba seguido por otros grandes del continente, pero la entidad londinense no quiere deshacerse de él cuando se encuentra en su madurez futbolística. Menos todavía en el mercado del coronavirus, en el que los colosos han bajado considerablemente sus prestaciones económicas.

Su efectividad de cara a portería no es el único motivo por el que el Tottenham le quiere retirar en la ciudad. Es uno de los más veteranos del vestuario, ya que llegó en el año 2015. Solo Kane, Lloris, Lamela, Ben Davies y Eric Dier llevan más tiempo en la entidad. Además, es el comodín ofensivo que todo técnico quisiera tener. Puede jugar por la izquierda, por la derecha, de mediapunta o, incluso, de falso nueve. Su lugar habitual es el carril izquierdo, pero los datos son llamativos. En Europa League ha disputado tres partidos desde su posición convencional, dos de delantero centro y otro cambiado de banda. En campeonato doméstico, donde Mou apura las rotaciones, solo salió de la izquierda en los partidos ante Manchester City y Chelsea.