MÁLAGA

Rondón: “Merecía jugar aquella Champions con el Málaga; tengo esa espinita”

Un gol de Salomón Rondón valió el billete para la Champions en 2012. Los desmanes del jeque le obligaron a poner rumbo a Rusia ese mismo verano. Ello le dejó sin saborear una temporada para la historia.

0
Rondón: “Merecía jugar aquella Champions con el Málaga; tengo esa espinita”
MARIANO POZO DIARIO AS

Dos temporadas en La Rosaleda bastaron para convertir a Salomón Rondón en un malagueño de corazón. Su familia está afincada en la Costa del Sol y el delantero pasa en Málaga todo el tiempo que la competición le permite. Ahora, después de haber pasado varios meses en la burbuja organizada por el gobierno chino para hacer posible la conclusión de la Superliga china, pasa sus vacaciones y descansa en su retiro malagueño. El máximo goleador histórico de la selección de Venezuela y también del Málaga CF en Primera (25 tantos) interrumpe su descanso para hablar con AS. La charla, obviamente, tiene un amplio capítulo malaguista.

Rondón recuerda con el máximo cariño su paso por Martiricos. Y reconoce abiertamente que el cierre a su etapa blanquiazul no fue ni mucho menos el deseado. Su salida le dejó una cuenta pendiente: “Sí, totalmente. Me quedó la espinita de no poder disfrutar aquel año histórico de la Champions. Me parece que lo merecía y jugar la Champions era algo que soñaba. Terminé jugando Champions con el Zenit. Me fui a Rusia muy contento pero con un sabor bastante agridulce. Creo que merecía jugar esa Champions por cómo lo viví. Me entristeció dejar al club como lo dejé. Me bajaron del autobús y al día siguiente me tenía que ir. Fue así como se dio, lo acepté, aprendí a llevarlo y contento por haber pasado por aquí”.

Suyo fue el gol que clasificó al Málaga para la máxima competición continental en la última jornada ante el Sporting de Gijón (1-0). “Ese gol fue muy importante por lo que significó, por lo que se consiguió. Se compitió en Champions y llegaron donde llegaron. Fue muy significativo. El fútbol es así, lamentablemente no se consiguió más y se dio aquella eliminación tan rara. Lo hicieron maravillosamente los jugadores y el cuerpo técnico que estuvieron”, recuerda.

El ariete vinotinto ostenta, con 25 goles, el mejor registro goleador en Primera División del Málaga CF. “Para mí ha sido una de las mejores etapas de mi carrera, independientemente de lo que hice en Rusia con el Zenit. Sin menospreciar a Las Palmas, que me dio la oportunidad de venir a Europa, aquí se me abrieron las puertas para seguir haciendo lo que me gusta”, asegura.

Muy pendiente de la actualidad blanquiazul

Rondón sigue muy pendiente lo que rodea al Málaga y a la actualidad blanquiazul: “Para mí es triste por lo que se vivió, por los años dorados de la institución con su clasificación para la Champions y lo que hicieron en esa competición. Luego lo que ha venido sucediendo con respecto a las personas que llevaban el club y ahora que están tratando sanearlo y llevarlo donde merece estar. Ahora lo están haciendo muy bien, los fichajes están haciéndolo bien a pesar de todo lo que se habla y de toda la situación. Es importante que todo el que venga esté comprometido con devolver al Málaga a Primera”.

Como todo profesional que ha pasado por el Málaga desde que Al Thani adquirió el club, no conserva el mejor recuerdo del jeque. “Lo sufrí en carne propia y fue difícil. Parecía que todo estaba bien, todo iba bien, ganábamos, estábamos en los primeros puestos hasta que por algún lado se tenía que romper esa burbuja. Nada estaba bien. Había muchísimos problemas con las deudas. Una de las razones por las que me bajan del autobús cuando íbamos saliendo a una gira de pretemporada para jugar partidos amistosos porque me habían vendido era porque esa venta le hacía un bien al club y al equipo para ingresar económicamente. A mí lo único que me queda es agradecimiento hacia el Málaga, prefiero no llevarme esos momentos no tan buenos, sino quedarme con lo bueno, lo bonito de lo vivido, con La Rosaleda, un estadio maravilloso para mí. Con eso me quedo”, reconoce.

Josua Mejías, un nuevo venezolano en La Rosaleda

Desde hace años, el Málaga cuenta con venezolanos en su plantilla. En los últimos tiempos han abandonado el club Rosales, Villanueva y Juanpi Añor, a quienes ha relevado en la representación vinotinto Josua Mejías: “Le sigo porque Mejías fue uno de los subcampeones del Mundial Sub-20. Es muy joven, tiene mucho talento, pero hoy con eso no basta. Hay que tener talento, cabeza, personalidad… No son tangibles pero están ahí y hay que saberlos manejar. El futbolista tiene una línea muy delgada entre que te va bien y te va mal. Hoy vales 3, no juegas 20 partidos y ya vales 800. Son detalles que hay que tenerlos en cuenta y hay que saberlo manejar. Mejías tiene mucho talento y tiene mucho por aportar en la selección. Viene de esa camada que lucha por competir por un puesto en la selección”.

“Siempre he dicho que me gustaría retirarme en el Málaga”

En cuanto a su futuro, Rondón ya ha reconocido en varias ocasiones que su deseo es acabar su carrera futbolística en el Málaga. Y ese propósito no ha variado: “Lo tengo claro. Siempre he dicho que me gustaría retirarme aquí como agradecimiento a lo que me ha dado el Málaga. Mis tres hijos prácticamente son malagueños. Esta ciudad me lo ha dado absolutamente todo. Tengo 31 años, aún tengo dos años de contrato en China, me han respetado las lesiones, he cumplido con mi profesionalidad, he hecho las cosas bien… Esto dependerá mucho de hasta dónde me aguanten las piernas”.

Pero no descarta volver a Europa a corto plazo y antes de la retirada le atrae la idea de probar otras experiencias futbolísticas: “Me intriga y me gustaría jugar en Sudamérica. Sólo jugué en mi país, estuve dos años como profesional y luego salí, no tuve la oportunidad de jugar una copa internacional. En aquel momento ganamos una Copa en Venezuela y eso nos clasificaba para la Copa Sudamericana, pero me vine a Las Palmas y no la pude jugar. Me llama mucho la atención la MLS por lo que significa, el proyecto de crecimiento del fútbol. Seguiré siendo profesional hasta que las piernas me aguanten. No quiero terminar arrastrándome por el campo porque no creo que sea lo más leal para el fútbol”.