BORUSSIA DORTMUND

6 argumentos que confirman a Haaland como mejor fichaje del año

Erling Haaland es uno de los futbolistas más deseados del mundo y su explosión mediática ha ocurrido en el año 2020. Pero, ¿por qué es tan deseado?

6 argumentos que confirman a Haaland como mejor fichaje del año

Erling Haaland es uno de los delanteros más en formas del mundo. Es una afirmación tan rotunda como real. El estado de forma del atacante noruego del Borussia Dortmund le ha convertido en uno de los jugadores más determinantes del momento.

Su año 2020 ha sido extraordinario. Fue en las filas del RB Salzburg donde comenzó a ganar adeptos por una Champions League explosiva, pero su posterior fichaje por el conjunto del Signal Iduna Park a finales de 2019 ha sido la clave para que mediáticamente dé el salto que le permite estar firmando de forma casi incontrolable una de las explosiones deportivas más contundentes de los últimos tiempos.

Haaland es una realidad. Una vertiginosa realidad goleadora que le ha erigido a los cielos del fútbol por su rotundidad, su regularidad, su olfato goleador y sus imparables cualidades físicas. Su descripción podría ser lógica si se trata de uno de los mejores delanteros del planeta, pero todo crea un contexto diferente, mucho más meritorio, cuando entra en acción su altura. Haaland está consiguiendo todo lo que está consiguiendo con sus casi 2 metros de altura, con su 1'94 metros. Es ahí cuando todo cobra un mayor sentido.

Erling Haaland es uno de los delanteros del año, pero ¿por qué? ¿Qué ha hecho para vivir una explosión deportiva tan contundente en tan sólo un año?

Su fichaje por el Borussia Dortmund le ha dado eco mediático.

Su nombre empezaba a ser conocido y se había creado un seguimiento muy cercano sobre lo que estaba consiguiendo. Sobre todo, por sus extraordinarias cifras goleadoras en las filas del RB Salzburg en Champions League. Sin embargo, fue su fichaje por el Borussia Dortmund lo que provocó el empujón final, la explosión definitiva. Jugar en un club histórico, de mayor categoría mediática, en una liga más competitiva, hizo que su nombre tuviera mucho más relevancia. Y, evidentemente, en consecuencia, su rendimiento fuera mucho mayor porque el escaparate se había multiplicado.

Ha mantenido sus cifras.

La clave. Tener un mayor escaparate sería positivo para su relevancia europea, pero si sus cifras, su rendimiento, bajaban sería sometido a mayores críticas, a un eco negativo sobre su figura mucho mayor que si hubiera seguido en Austria. Sin embargo, la gran clave, el gran punto de inflexión. Haaland no ha mantenido sus fantásticos registros goleadores, sino que los ha mejorado, los ha mantenido. Todo ello con mucha más exigencia. De hecho, da la sensación que la evolución que estaba firmando en el RB Salzburg ha tenido continuidad en Dortmund y ahora es mucho mejor delantero de lo que era hace un año. Si se le suma una mejora deportiva y un mayor escaparate, sin duda, le permite ser considerado uno de los jugadores más determinantes del momento.

Su descomunal punta de velocidad.

Es una de sus características más determinantes y sorprendentes. Sus 1'94 metros le pueden etiquetar como un jugador físicamente imponente, pero también pesado a la hora de realizar movimientos. Sin embargo, se ha convertido en uno de los delanteros más veloces del mundo con una carrera totalmente imponente. Su capacidad de ganar espacios es descomunal. Su aceleración le convierte en un jugador prácticamente imparable. Y, así, con el espacio ganado, con la batalla territorial a su favor, con los defensas casi impotentes, es cuando añade su gran olfato goleador. Hay mucho más allá de su juego aéreo, y su punta de velocidad es una de las grandes claves de su explosión.

La cifra pagada ha creado un aura de ganga total.

Erling Haaland puede ser considerado uno de los mejores fichajes del año por muchos motivos deportivos, pero todavía más cuando se recuerdan los 'apenas' veinte millones de euros pagados por él. Sin duda, un traspaso que se ha convertido en una auténtica ganga. De hecho, recientemente, ha sido catalogado con un valor de mercado de cien millones. Cinco veces más. Cuando el Borussia Dortmund oficializaba su fichaje muchas voces sabias apuntaban a que podía ser una de las mejores operaciones de aquel mercado de fichajes, pero ahora, muchísimo más.

Su juventud: sólo 20 años.

Su primera explosión en Champions League le permitió ser presentado a nivel europeo. Sin embargo, ahora, siendo ya una ilusionante y expectante realidad deportiva, lo cierto es que ya es valorado como uno de los mejores jugadores del mundo. Todo ello con apenas veinte años. Todo ello con una carrera por delante que, lejos de ser analizada como un factor de riesgo, le abraza como candidato a pelear de tú a tú actualmente junto a jugadores como Kylian Mbappé como uno de los futuros balones de oro. Es joven, está brillando a nivel europeo, y su futuro es uno de los más prometedores que pueden verse hoy en día en el planeta.

El interés de los grandes.

Es evidente que se trata de un delantero de élite mundial. Su rendimiento ya no parece fruto de la casualidad y, así, muchos han sido los grandes clubes de Europa que se han interesado en su fichaje. Equipos como el Real Madrid o la Juventus ya habrían tanteado su entorno para estudiar la posibilidad de un hipotético fichaje y lógicamente ese tipo de informaciones hacen crecer su caché como futbolista.