TOTTENHAM 2 - ARSENAL 0

Thomas no levanta cabeza

El centrocampista volvía ante el Tottenham de una lesión y se marchó tocado de nuevo. Al abandonar el campo, los 'Spurs' armaron la contra del segundo gol.

La llegada de Thomas Partey (27 años) al Arsenal vino cargada de ilusión y esperanza. Más teniendo en cuenta sus primeros encuentros, en los que le llegaron a comparar con toda una leyenda gunner como Patrick Vieira. Sin embargo, a medida que el curso ha avanzado, el estado de forma general ha incidido de manera directa en el ex del Atleti, o viceversa. Además de unos problemas físicos en el muslo que le apartaron de los terrenos de juego durante cuatro partidos, dos de Premier (Leeds y Wolves) y dos de Europa League (Molde y Rapid Viena). Así llegaba al crucial derbi del norte de Londres contra el Tottenham.

Ante los Spurs, Thomas sintió molestias en la misma zona y abandonó cojeando el campo cuando se barruntaba el descanso. O, al menos, lo intentó, ya que su técnico se encargó de empujarle de vuelta al rectángulo de juego. La situación vivida fue chocante, pues sorprendió ver a Arteta 'obligar' a un lesionado Thomas a defender. ¿La razón? El momento elegido por el ghanés para abandonar sus menesteres. El hueco dejado en el campo por este fue aprovechado por el Tottenham para montar un contra letal, que terminaría en el 2-0 definitivo, obra de Harry Kane.

"Estaba intentando empujarle de vuelta al campo porque no creo que se había dado cuenta de la gravedad de la situación cuando dejó su posición, pero probablemente fue porque sentía mucho dolor", explicaba el técnico español tras el partido. "No hay nada que podamos hacer en este momento para resolver eso. Pasó muy rápido. Creo que fue un cuatro para tres y, de repente, venían hacia nosotros y Thomas caminaba hacia mí. Le quería en el campo haciendo lo que pudiera para ayudar al equipo en esa situación", continuó.

"Traté de empujarle, no he hablado con él por lo que no sé exactamente cómo sucedió y si sintió algo verdaderamente serio. Habrá que verlo primero y luego hablaremos sobre ello", señalaba Arteta antes de insistir en la falta de información del momento acerca de la lesión: "No sabemos todavía lo grave que es. Tendrá que hacerse un escáner". El vasco se mostró molesto con lo sucedido y quedó claro que hay una conversación pendiente. Con o sin Thomas sobre el campo, lo cierto es que el Arsenal dominó la posesión, como viene siendo habitual, pero no el partido.

Posesión sin pegada

Los hombres de José Mourinho aprovecharon las oportunidades que tuvieron, demostrando el porqué encabezan la tabla clasificatoria. Del mismo modo que la inoperancia ofensiva Gunner volvió a ser puesta de manifiesto y ya son siete partidos contra equipos de la zona noble con solamente dos goles marcados, y uno de ellos de penalti... La solución es evidente, como indicaba el propio Arteta: "¿Que cómo damos la vuelta a la situación? Marcando más goles. Muy simple. Necesitamos meter el balón en la red de forma urgente". La incógnita está clara, el gol. El problema es encontrar la fórmula para despejarla... Con este resultado, el Arsenal ya marcha decimoquinto, lejos de los puestos que estaba llamado a ocupar al comienzo de la temporada.