BENEVENTO 1 - JUVENTUS 1

Morata no pudo contenerse y le costó la expulsión

El delantero español fue doble protagonista del choque, por su gol y por la roja directa que vio al final del partido. "Ha sido un penalti vergonzoso", reclamó.

Morata siendo expulsado por Fabrizio Pasqua.
Francesco Pecoraro Getty Images

Decir que la Juventus depende de Cristiano Ronaldo no sorprende a nadie, pero decir que Morata es igualmente indispensable tampoco debería hacerlo. Entre el español (8 tantos) y el portugués (9) han marcado el 74 por ciento de los goles de la Vecchia Signora (17 de 23) y ante el Benevento, en ausencia de Cristiano, Álvaro volvió a mojar. Sin embargo, los bianconeri se atascaron, Letizia empató, el sino del choque no cambió (1-1 al final) y el español fue doble protagonista al ser expulsado tras el pitido final.

En los últimos instantes, los nervios afloraron y los visitantes reclamaron un penalti que el árbitro no señaló, correctamente por cierto. Pero el más insistente fue el '9', que vio cómo sus protestas tras acabar el partido le costaban la roja directa. "Eso fue un penalti vergonzoso", dijo el madrileño a Pasqua, árbitro del encuentro, según informa Tuttosport. Morata se marchó visiblemente contrariado del terreno de juego y supone, de esta manera, una baja más que sensible para Andrea Pirlo.

Álvaro Morata celebrando con Federico Chiesa su tanto al Benevento.

Morata fue, como viene siendo habitual, el mejor del actual campeón de Italia y, además del tanto, tiró del equipo en ausencia de Cristiano. Al contrario que Paulo Dybala, discutido (solamente lleva un gol en nueve partidos) y con su futuro en el aire y que, con actuaciones como la realizada ante el Benevento, no logrará aclarar su situación ni ganarse un puesto perenne en el once del Maestro.

Sin Morata en el derbi, otra oportunidad para Dybala

De esta manera, el delantero se perderá el derbi del próximo sábado ante el Torino (18:00 horas) y Paulo Dybala tendrá una nueva oportunidad para demostrar que se merece la cantidad que demanda para rubricar un nuevo contrato con la Juve (pide 15 millones al año y le ofrecen un máximo de 10-11). Con este nuevo pinchazo, los de Pirlo, que marchan cuartos, ya tienen al Milan a seis puntos y deben comenzar a sumar de tres en tres si no quieren que la distancia se haga insalvable (están invictos, pero han empatado cinco de los nueve partidos ligueros jugados). En el próximo, deberán luchar por la victoria sin Álvaro Morata, uno de sus máximos exponentes.