ATLÉTICO DE MADRID

Simeone, entre la necesidad y la dificultad para rotar el equipo

El técnico tan solo realizó un cambio en el once entre el Barcelona y el Lokomotiv. En Liga vuelve Kondogbia. Suárez, a la espera del negativo.

Simeone charla con Koke en un entrenamiento.
Ballesteros EFE

El Atlético volvió en junio del parón por la crisis sanitaria del coronavirus a un nivel altísimo. El equipo rojiblanco mejoró su versión de forma notable pese a la acumulación de partidos y certificó la tercera plaza, con su respectivo acceso a Champions, a pesar de que había llegado a marzo sexto. En ese periodo, Simeone explotó los cinco cambios para dar un aire nuevo al equipo durante los partidos y acostumbró a las constantes rotaciones en sus onces, promediando más de cinco variaciones por encuentro hasta que todos los jugadores fueron encontrando su pico de forma.

Un plan que también había comenzado a desarrollar en este inicio de curso de nuevo con grandes resultados. Salvo en el puesto de lateral derecho, donde Trippier lo ha jugado todo y ya supera los 1.000 minutos (1.080), el Cholo se había propuesto ir dando de vez en cuando descanso a sus jugadores más cargados para evitar lesiones y tener frescura con la disputa de partidos entre semana. Por ejemplo Koke y Savic no fueron de la partida en Huesca, João Félix fue suplente en Vigo y contra el Betis, Suárez ni llegó a viajar a Pamplona, Llorente inició tres compromisos ligueros desde el banquillo... hasta ahora.

El parón internacional trastocó los planes del técnico y la mala suerte se ha cebado con el centro del campo y la delantera. Herrera regresó de México con una lesión muscular y Suárez y Torreira contagiados de coronavirus. A las bajas en el medio, donde Herrera se había hecho con un hueco en el once, se une la imposibilidad de contar con Kondogbia en Champions, al no poder ser inscrito hasta enero. Y cuando parecía que Costa volvía de su lesión con la intención de hacerse con un papel importante en la punta de ataque, el hispanobrasileño sufrió "una trombosis venosa profunda espontánea en la pierna derecha" que le tendrá fuera de los terrenos de juego un tiempo indeterminado.

Estas bajas ha provocado que la profundidad de plantilla rojiblanca se vea reducida y que las opciones de rotar se recrudezcan. Entre la victoria del sábado contra el Barcelona y el empate del miércoles ante el Lokomotiv, tan solo varió una pieza del esquema inicial, Hermoso por Lodi. Los otros diez titulares repitieron y acabaron pagando el desgaste. Aunque el Atlético volvió a ser mejor que el equipo ruso y mereció de nuevo la victoria sin éxito, la presión del equipo y las llegadas al área rival fueron de más a menos, concentrando las ocasiones más claras en los primeros 20 minutos. 

Una pérdida de gasolina que va a más, ya que en siete días el Atlético se ve las caras con Lokomotiv, Valencia y Bayern, con muchas cosas en juego. Seguir dejando grandes sensaciones en Liga para pelear por la cabeza y jugarse una clasificación para los octavos de la Champions que se ha dificultado. En la visita a Mestalla regresa Kondogbia, que podría tener su primera titularidad como rojiblanco frente al que fue su equipo hasta el mes pasado. Luis Suárez queda pendiente de dar negativo en las próximas PCR para poder reintegrarse al grupo, mismo caso que Torreira, aunque el centrocampista dio positivo más tarde. Otros futbolistas como Lemar, Vitolo, Felipe o Hermoso también aspiran al equipo inicial. 

Sin embargo, Simeone tendrá que seguir acumulando minutos en sus mismos jugadores, ya que hay pocos recambios de su confianza (a Saponjic no se le espera en sus planes). El Cholo tiene que enfrentar la dificultad entre rotar para dar descanso a sus jugadores y evitar unas lesiones que por mínimo que sean conllevan varios partidos de baja y seguir compitiendo al máximo nivel, inmerso y sin opción de fallo en dos competiciones asfixiantes.