INGLATERRA

Klopp vuelve a arremeter contra las televisiones: "Es un crimen"

El técnico alemán sigue su cruzada contra el calendario y los horarios que marcan 'Sky Sports' y 'BT'. "Enhorabuena por ello", ironiza.

Klopp vuelve a arremeter contra las televisiones: "Es un crimen"
PAUL ELLIS Pool via REUTERS

El Liverpool perdía su primer partido en casa desde septiembre de 2018 este miércoles ante el Atalanta (0-2). En pleno pospartido, con la derrota todavía latente tras los goles de Ilicic y Gosens, Klopp tomó un viraje en sus declaraciones y quiso lanzar un nuevo ataque a las televisiones británicas tras su primera explosión en directo días atrás. El motivo del enfado es que, tras acabar su partido cuando la medianoche del miércoles al jueves asomaba, este sábado a las 12:30 horas les toca jugar de nuevo. Además, lo hacen fuera de casa, en Brighton. "Es un crimen", se quejaba el alemán a BT Sports tras el choque ante el Atalanta.

"Siento decirlo, pero pienso que podría pasar (quedarse sin gasolina), no solo nosotros, el resto de equipos también. Vosotros (BT Sports), mis especiales amigos, nos pedís jugar el sábado a las 12:30 horas, lo que es prácticamente un crimen si os soy sincero. No tiene nada que ver con el partido de esta noche, pero enhorabuena por ello", ironizaba un Klopp visiblemente cansado del calendario.

"Mi único interés en estos momentos es que los pulgares estén hacia arriba, que nadie esté lesionado. Que nos recuperemos de forma instantánea. Lo tomo. Los chicos están completamente decepcionados y frustrados, pero no tenemos tiempo para eso, sinceramente. Tenemos que refrescar las piernas lo antes posible y volver a ello de nuevo, es así", continuó.

La plaga de lesiones de importancia que está viviendo el Liverpool (Van Dijk, Joe Gomez, Thiago...), además de contratiempos puntuales que surgen, como pueda ser el positivo en coronavirus de Salah hace poco, no han impedido que el comienzo de temporada Red sea positivo, pero la frustración de Klopp va en aumento. En Merseyside tocan madera, sabedores que el calendario, por mucha queja pública, no va a cambiar. En Brighton, otra prueba de resistencia.