VALENCIA

Manu Vallejo, el revulsivo che

Manu Vallejo anotó en Vitoria su tercer gol saliendo desde el banquillo, convirtiéndose en el jugador de la Liga que más goles ha marcado como suplente.

Kevin Gameiro y Manu Vallejo, tras el gol del gaditano contra el Alavés.
Juan Manuel Serrano Arce Getty Images

Manu Vallejo anotó en Vitoria su tercer gol de la temporada. Todos ellos saliendo desde el banquillo. Le hizo dos al Levante en la remontada del Valencia en la primera jornada y otro al Alavés, el primero de los dos que necesitaron los de Javi Gracia para igualar un marcador que en el minuto 14 reflejaba 2-0. Vallejo se confirmó así como el jugador de la Liga que más goles ha marcado comenzando como suplente los encuentros.

Manu Vallejo necesitó solo de 32 minutos de juego para convertirse en el futbolista del Valencia que más remates a portería realizó de cuantos jugaron en Mendizorroza (2) y también el que más ocasiones generó (2). Ya en el primer balón que tocó dejó claro su rol de revulsivo, filtrando un pase al primer toque a Kevin Gameiro que le dejó al francés solo ante Pacheco. Manu Vallejo anotó el 2-1 tras asistencia del francés y tuvo el 3-2 a su alcance en la última ocasión del partido, pero su intento de vaselina fue interceptado con la punta de los dedos por el meta del equipo vasco.

"Fue un partido un poco raro. Quizás en la primera parte costó entrar en el partido. Veníamos a un campo complicado, con mucho frío… no es justificación, pero nos costó entrar. En la segunda parte lo dimos todo y conseguimos darle la vuelta y empatar. Nos vamos con un sabor agridulce porque tuvimos opciones de ganar", comentó el delantero gaditano tras el partido. "La gente que sale del banquillo tiene que dar lo máximo, por eso estoy contento, aunque con sabor agridulce porque pudimos llevarnos la victoria", sentenció.

Manu Vallejo, a quien Gracia piropeó en la previa del partido precisamente por su actitud en los entrenamientos y su entrega en los partidos juegue más o menos minutos, saltó al césped de Mendizorroza tras haberse quedado sin participar ni un solo minuto en los dos últimos partidos: Getafe y Real Madrid. Aún así, desde el mismo instante en el que saltó a jugar, su actitud fue contagiosa y su sensación de generar peligro, constante.

El gaditano, que cumple su segunda temporada en el Valencia, tan solo ha sido titular en una de las diez jornadas que se llevan disputadas de Liga. Lo fue contra el Huesca en Mestalla. Eso se traduce en que solo ha jugado de inicio el 10% de ocasiones. De hecho contra el Alavés fue el tercer partido que más minutos difrutó. Los 32 que tenía por delante en Vitoria solo los superaban los 45' que jugó contra el Celta (salió en el descanso) y los 64' de titular contra el Huesca.