ESPANYOL

El "paso atrás" que aprecia RdT

El delantero del Espanyol confiesa que el equipo debe ir "con más fe" por el segundo gol. Tras el 1-0 solo lanzaron tres veces más a portería.

Raúl de Tomás y Óscar Melendo.
JOAN MONFORT

'Matar los partidos' se ha convertido en el mantra del Espanyol en este trance por LaLiga SmartBank después del empate en Fuenlabrada en los instantes finales (1-1) y de perder en cinco minutos ante el Girona (1-2). En ambos encuentros, el equipo perico se adelantó y pareció tener el partido controlado, como el mismo Vicente Moreno repitió en la sala de prensa. Pero "en el alambre", como recalcó el técnico, pueden pasar estas cosas.

Para Raúl de Tomás, autor del octavo tanto del curso y de nuevo a pase de Adrián Embarba, el diagnóstico está claro, como aventuró primero en Gol después del encuentro: "Perdimos porque dimos un paso atrás. Hay que ir con más fe a marcar el segundo". Una afirmación que luego explicó con más detalle en Espanyol TV: "En la segunda parte nos hemos echado atrás y hemos provocado que ellos se vinieran arriba. Al final es la realidad, por eso hemos perdido, porque hemos dado un paso atrás. Han estado mejor al final, acumulamos una derrota en casa y ahora a pensar en el Leganés".

Lo cierto es que los dos últimos partidos dejan un poso equívoco, pues en las 13 jornadas disputadas el Espanyol se adelantó en el marcador en diez de ellas y en cinco logró hacer el tanto de la tranquilidad. Ocurrió ante Albacete (3-0), Oviedo (0-2), Mirandés (2-0), Ponferradina (2-0), Málaga (0-3). En los cinco restantes, los pericos se llevaron el partido en Sabadell (0-1), ante Alcorcón (1-0) y Lugo (2-1) con cierto padecimiento, mientras que Fuenlabrada y Girona marcan la excepción al no ganar.

El Espanyol, que alterna diferentes alturas a la hora de defender y que no tiene reparos en dejarle la inicitiva al rival, dispuso de ocasiones en los dos últimos encuentros para hacer ese segundo gol. En Fuenlabrada el Espanyol hizo el 0-1 en su primer remate a portería, obra de Raúl de Tomás. Después tuvo hasta ocho lanzamientos más sin acierto. Ante el Girona, la posesión cambió de bando y después del gol de RdT el equipo perico solamente lanzó tres veces a portería en 50 minutos, por siete en los primeros 40.