CROACIA

Lección de humildad de Skoric, el croata que 'secó' a Cristiano

Las bajas de Croacia provocaron que el central del Osijek condujera 700 kilómetros hasta Split. Muchos hinchas se burlaban de su titularidad, pero Mile anuló al portugués.

La selección de Croacia llamó a Mile Skoric para jugar ante Portugal y Cristiano Ronaldo ante las bajas. Se burlaban de él pero logró 'secar' a CR7.
DENIS LOVROVIC AFP

Croacia sucumbió ante Portugal pero mantuvo la categoría en la Nations Cup gracias a la derrota de Suecia en Francia. Además de esto último, en el país balcánico se celebra algún otro capítulo paralelo, como la reivindicación de un defensa humilde, Mile Skoric, al que el seleccionador nacional Zlatko Dalic tuvo que llamar de emergencia a menos de dos días del partido contra los portugueses. Skoric fue el hombre que 'secó' a Cristiano Ronaldo, incapaz de agrandar en este último partido internacional su leyenda goleadora también con Os Imortais. Y el que de paso dio una cura de humildad a muchos que bromeaban con él.

Capitán del Osijek, de 29 años, Skoric había tenido apariciones esporádicas en la selección balcánica durante los últimos tiempos. Apenas sumaba 1 minuto oficial como internacional: ante Gales, en verano de 2019, y porque el encuentro se jugaba en la ciudad de su equipo y el seleccionador quiso ponerle sobre el campo ya en el descuento, como gesto de cortesía hacia los hinchas locales.

Mile no acudió al Mundial de Rusia, en el que los croatas acabaron subcampeones, y parecía que no volvería al equipo nacional más pero las numerosas bajas provocadas por la sanciones, las lesiones y la COVID obligaron a que tuviera que viajar por carretera 700 kilómetros hasta Split a apenas 30 horas del comienzo del encuentro.

Cuando la megafonía del estadio Poljud anunció el nombre de Skoric en la alineación local, muchos fanáticos croatas mostraron su indignación a través de las redes sociales. "Será una broma que marque a Cristiano", afirmaban muchos. "El portugués se va a hartar de marcar goles". Minutos después de un partido en el que marcó directamente a CR7 y evitó que anotara, los aficionados se disculpaban y los medios de comunicación del país balcánico celebraban su lección de humildad.